sábado, 12 de enero de 2013

Criadas y señoras, de Kathryn Stockett

Nº de páginas: 480 págs.
Editorial: MAEVA
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788492695102
Año edición: 2009
Plaza de edición: MADRID

Sinopsis:
Skeeter, de veintidós años, ha regresado a su casa en Jackson, en el sur de Estados Unidos, tras terminar sus estudios en la Universidad de Mississippi. Pero como estamos en 1962, su madre no descansará hasta que no vea a su hija con una alianza en la mano.
Aibileen es una criada negra. Una mujer sabia e imponente que ha criado a diecisiete niños blancos. Tras perder a su propio hijo, que murió mientras sus capataces blancos miraban hacia otro lado, siente que algo ha cambiado en su interior. Se vuelca en la educación de la pequeña niña que tiene a su cargo, aunque es consciente de que terminarán separándose con el tiempo.
Minny, la mejor amiga de Aibileen, es bajita, gordita y probablemente la mujer con la lengua más larga de todo Mississippi. Cocina como nadie, pero no puede controlar sus palabras, así que pierde otro empleo. Por fin parece encontrar su sitio trabajando para una recién llegada a la ciudad que todavía no conoce su fama.
A pesar de lo distintas que son entre sí, estas tres mujeres acabarán juntándose para llevar a cabo un proyecto clandestino que supondrá un riesgo para todas. ¿Y por qué? Porque se ahogan dentro de los límites que les impone su ciudad y su tiempo. Y, a veces, las barreras están para saltárselas.


Opinión:
 Este libro ha sido justo como esperaba, sin ningún punto ni una coma de más. Quizás lo único que me haya sorprendido es la cantidad de páginas: yo pensaba que tenía unas 250-300 y me sorprendió con unas ¡471!
Por lo demás ha sido un libro tranquilo y es que toooodo sucede demasiado lento. No hay acción ni movimiento pues todo sucede despaaacio, como si los personajes tuvieran toda la vida para desempeñar su función.
Y es que, aunque la historia se centra en las tres mujeres principales Skeeter, Aibileen y Minny, los personajes son algo muy importante. Todos están perfectamente desarrollados y sus personalidades no se resquebrejan nunca. Sus sentimientos y sensaciones están descritos hasta el mínimo detalle y no queda ni un solo cabo suelto. Definitivamente, el libro merece un fuerte aplauso solo por los personajes.

Por un lado tenemos a Aibileen, una criada y niñera negra que hace años perdió a su hijo. Ahora vive a las órdenes de la señora Elizabeth, una mujer rica de la época, que, por alguna misteriosa razón, no quiere a su hija. Así como lo cuenta, parece que es un gran misterio que se va a desvelar de un momento a otro, peeero...No sé si hay alguna razón por la cual  Elizabeth no quiere a su hija, esta no se menciona en ningún momento.

Luego está Sketeer, una mujer audaz y luchadora que no se calla las verdades. Me ha gustado su pasión por la escritura, pero,...quizás su falta de vida social haya sido algo exagerada. ¿Cómo puede no tener ni una sola amiga en la ciudad?

Finalmente, tenemos a Minny. El gran fallo de la novela, a mi ver, es no haberle dado más importancia a este personaje. Bueno, al personaje de Minny y al de su señora, Celia Foote. Esta última es alguien muy interesante, con una historia oculta bastante intrigante, pero que es obviada con mucha facilidad. ¡Al final me he quedado con muchas ganas de saber más!


La trama también está bastante bien. No es sensacionalista, en ningún momento, ni te llegas a emocionar, ni a llorar, ni a reír a carcajada limpia, pero es una trama que te llega, pues los personajes consiguen echar raíces en tu corazón.

La única pega es esa, que no haya acción, y que el libro sea tan largo, pero si se quiere desarrollar bien un personaje tienes que dedicarle tiempo y páginas.

Por otro lado, he echado de menos el amor. Es un tema que solo se roza con la punta de los dedos, pues solo se ve en la relación entre Stuart y Skeeter. Pero esta relación está muy desaprovechada. Desaprovechadísima. Y además es una relación que le falta chicha pues es bastante...sosa.

 El final, no es gran cosa. Es solo como si hubieran detenido en un punto y ya está. No es que sea un final inconcluso, que pide a gritos un segunda parte, pero es un final tranquilo, sin sobresaltos (o al menos no demasiados), como toda la novela.

Por último, quisiera dejaros este fragmento de la novela que me ha impresionado mucho. Se trata de un conciso resumen de todas las penurias por las que pasan las mujeres negras en la novela. Os animo a leerlo, es algo largo, pero merece la pena.


PUNTUACIÓN...3'5/5!

1 comentario:

  1. Por lo que cuentas me parece interesante, pero me da mucho miedo que se vuelva pesado...
    En cualquier caso, no descartaré una posible lectura.
    Un beso.

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney