sábado, 23 de febrero de 2013

Bellas Portadas XIX: Campos de fresas, de Jordi Sierra i Fabra

¡Hola! Tras una penosa semana de exámenes, ya estoy de vuelta. ¡Y he sobrevivido!
Y para compartir con vosotros mi felicidad por el in de los exámenes, he decidido actualizar (lo más pronto que he podido) esta sección de Bellas Portadas.
¿De qué trata? Pues de comentar las diferentes portadas de las diferentes ediciones de un mismo libro.
Hoy voy a hablaros del libro "Campos de fresas". Al ser un autor catalán, sus obras no han trascendido, y solo he logrado encontrar este libro publicado en catalán y en castellano. Aún así, he encontrado varias portadas:

Esta primera portada es en español. Y no está publicada en papel, pues es un audiolibro (tal y como indican esas letras) Parece ser que cuando hicieron la portada aún no existía el color o el flash. Entonces, ¿porqué hacer la foto a oscuras? La verdad, creo que los editores no se han leído el libro y han puesto la primera imagen que han encontrado. ¿Qué tienen que ver las fresas con ese rostro asustado? ¿Qué tiene que ver el rostro asustado con el contenido del libro? ¿Qué tienen que ver los campos de fresas con el contenido del libro? La respuesta a las tres preguntas es nada. Y es que si miras la imagen sin el título piensas que es un libro de terror. Si luego lees el título, te quedas en la incógnita. ¿Cómo puede haber cosas tan contrapuestas en una misma portada?

Y pasamos de una portada de terror a otra de psicópatas. ¿Os imagináis a este tipo empuñando un cuchillo? Porque yo sí. Además, con esa mirada perdida, ese pelo largo, esa media sonrisa me recuerda a .... un indio. Seguro que incluso ha fumado de la pipa de la paz. Es que, ¿podéis imaginar la misma imagen con el chico con unas rayas (negras, no vayamos a estropear el blanco y negro) en la mejilla y una pipa en la boca?
Pero lo peor no es eso. Lo peor son las letras "ALERTA ROJA" que cruzan la portada de arriba a abajo. ¿Se puede saber qué es esto? Sí, ya sabemos que la palabra "alerta"está escrito en rojo, pero ¿qué pinta allí?¿Es un aviso de que puede venir a asesinarnos este tipo, o qué? Y luego el nombre del autor. En serio es que no han acertado ni una colocando las letras. Primero la alerta roja tapa las letras del círculo negro y ahora, el nombre del autor un poco más y se sale de la pantalla. ¡Sólo ido un poco de organización y menos amenazas de muerte, por favor!

Y como a las otras portadas les faltaba color han decidido pintar esta...con colores al azar. ¿Pero se puede saber donde tiene el gusto el editor? Será una portada de "arte contemporáneo", y por eso no la entiendo. Y es que además, ha querido pegar elementos que no pegan ni con cola. ¿Qué relación tienen la mirada asesina y la piedra de ajedrez? ¿Debo esconder un mensaje subliminal del tipo"Cuidado, que vendré y te ganaré la partida, te estaremos vigilando"? Con el libro, la pieza de ajedrez está "algo" relacionada, pero solo porque a la protagonista le gusta jugar a ajedrez, ¡pero ya está! Y además, que solo notas que es una pieza de ajedrez tras mirarlo un buen rato. Ni siquiera está dibujada del todo, ¡sólo es un esbozo! Yo creo que está allí de casualidad, alguien,que no sabía donde hacer sus garabatos...

Este está en catalán. La portada está bastante bien, pues el estilo está muy bien organizado y muy cuidado. Si no fuera por....¡noooooo otra vez el psicópata! Me persigue, seguro. Tanto si miro las portadas españolas, como las catalanas, allí está. ¿Pero qué le he hecho? Y... ¿soy yo o en esta portada sonríe más? yo, no sé vosotros pero a mi cada vez me da más yuyu. Además, en la portada espaolaal estar en blanco y negro no parecía tan real, pero al estar en sepia, le da más realismo y...¡parece que vaya a salir de la portada a asesinarme! Mmm...definitivamente, mejor hablamos de otra portada.

Cambio total de portada. ¿Cómo se puede encajar este cambio tan radical? El libro pasa de ser un thriller de terror a un libro de cuentos infantiles. En comparación, la portada, a pesar de lo infantiloide, está mucho mejor. Las letras son originales, e incluso me gustan esos bordes extraños que dan la sensación de ser una libreta. Me gusta...excepto en un detalle. En el libro, la protagonista se debate entre la vida y la muerte, y no se sabe quién va a ganar esa partida...de ajedrez. ¡La protagonista juega al ajedrez con la muerte! ¡El ajedrez, no al tres en raya! Menudo despiste. Pero claro, como el tablero de ajedrez tiene tantas casillas, se ve que no les cabía en la portada.



¡Ah! La mirada asesina vuelve a tenerme en su punto de mira. ¿Por qué? ¿Por qué a mi? Y además, ese toque rojo mala espina. Yo creo que entre el ojo y el indio psicópata están planeando algo... Sólo diré que menos mal del contraste amarillo de las letras (que un portada roja y amarilla no es que sea divina, pero como mínimo las letras se ven)O que le dan un toque de "vida" a la portada, antes de irme volando a la siguiente portada, no sea que esta conspiración me atrape.



Esta última portada es la versión mejorada de la otra aunque sigue siendo bastante infantil, tiene un toque de color más vivo, que le dan alegría. Me gustaba más como bloc de notas, pero así sigue estando bien. Lástima de ese "pequeño" detalle del tablero de ajedrez. Y también es una pena que parezca un libro adecuado para niños de diez años y no para adolescentes, pero qué se le va a hacer.











En conclusión, creo que ha quedado claro cual es la portada que prefiero: la última, sin ninguna duda. Pero, ¿y a vosotr@s? ¿Os gusta más el indio asesino? ¿O el ojo espía? ¿Qué opináis? ¿A que podrías hacer una edición mejor?

4 comentarios:

  1. La que más me gusta de todas es la quinta es cierto que parece más infantil pero es que las demás desde mi humilde punto de vista son feas.

    ResponderEliminar
  2. Pues no me gusta ninguna jaja
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajam ya, se lo podrían haber currado un poco más :P

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney