jueves, 30 de junio de 2016

Cómo vender libros gracias a tu nombre

Hoy en día muchos libros se venden solos, más por quién es su autor que por su calidad. ¿Por qué es así? Después de leer un libro que nos ha encantado, siempre corremos a averiguar qué más ha escrito ese autor para devorar toda su obra, como si hubiéramos encontrado la gallina de los huevos de oro y todos sus libros fueran a ser igual de buenos (que no suele ser, pero bueno, por intentarlo no perdemos nada). Para nosotros, el nombre de autor no hace referencia a una persona, sino a todo un conjunto de elementos que caracterizan sus obras. Al ver un libro escritor por David Safier, Laura Gallego, John Green, Tolkien, Stephenie Meyer, Cassandra Clare, ...no pensamos en las personas que hay tras ese nombre, sino en una forma determinada de escribir, una manera concreta de contar las historias, un estilo y una temática propias de ese autor.


El hecho de que sea tan importante el nombre que figura en la portada ha hecho que aparezca un tipo especial de autor: el autor fantasma o negro literario. Estos escritores son contratados por otras personas para escribir un libro que no podrán decir que han escrito (esos sí, cobrando una pasta por su silencio...). Es el caso del escándalo de la novela de Ana Rosa Quintana, Sabor a hiel, o la novela It takes a village de Hillary Clinton. Y es que no es raro que políticos y todo tipo de famosos contraten escritores fantasma para escribir sus biografías, libros varios o artículos en revistas; luego, los verdaderos autores permanecen ocultos o (en muy pocos casos) aparecen en en segundo lugar como «colaboradores».

Esto de los negros literarios no es algo nuevo, sino que es un oficio que se ha existido desde siempre. Uno de los casos más conocidos es el de Alejandro Dumas, que llegó a tener decenas de negros literarios, como Auguste Maquet que «colaboró» en la escritura de Los tres mosqueteros o el conde de Montecristo, atribuidas solamente a Dumas.

Y esto no es todo. Es tal la importancia del nombre de autor que en algunos casos, solo para aprovechar el éxito de algunos autores, los hay que han «resucitado» y que publican libros desde la tumba. Sí, sí, no me lo estoy inventando. Es el caso de Robert Lundlum, quien después de su muerte en 2001 ya ha publicado 25 novelas y el de V. C. Andrews, que lleva unas 50 novelas póstumas. En este último caso, en un principio se dijo que eran manuscritos inéditos, después, anotaciones que un autor anónimo completaba y finalmente se descubrió que era obra de Andrew Neiderman. Pero, nada, a pesar de que se ha descubierto todo,...¡sigue firmando con el otro nombre!

Me repito, lo sé, pero es que es increíble la importancia que se le da al nombre de autor. Antes, si un autor era anónimo no había ningún problema, claro la mayoría de los manuscritos lo eran, lo que importaba no era quién había escrito X novela, sino qué decía esa novela. Ahora ya no es así, necesitamos saber a todo costa de dónde viene, quién la ha escrito, cuando, en qué circunstancias y basándose en qué: la calidad del libro dependerá de todo esto. Y es que si por accidente o por voluntad explícita del autor se llega al anonimato, enseguida nos pondremos manos a la obra para tratar de descubrir quién se esconde tras esas letras.
Fotografía exclusiva de Lemony Snicket

 Vale, sí, acabo de decir que no se pueden escribir obras anónimas, que necesitamos conocer a su autor, pero a veces este no se llega a conocer nunca y es mejor así. Hay autores que usan el recurso del anonimato para mantener la coherencia con la obra, como es el caso de El libro sin nombre (donde el autor en teoría no existe); en otros casos, el autor se esconde bajo el nombre de uno de los personajes del libro, como si autor y personaje fueran el mismo (como con la colección de Geronimo Stilton o Una serie de catastróficas desdichas, de Lemony Snicket).

Por otra parte hay autores que hacen uso de seudónimos, no con la intención de esconderse, sino de crear un nuevo nombre de autor, de manera que se les identifique con un género diferente o un estilo de escritura distinto. Es el caso de la escritora J. K Rowling, la cual, en un intento de alejarse de la imagen que se tiene de ella como escritora de la saga de Harry Potter usó el seudónimo de Robert Galbraith. Otros autores, utilizan heterónimos para separarse de diversas ideologías, como es el caso de Pessoa, que llegó a tener decenas de seudónimos diferentes.

Llevo un buen rato que si nombre de autor por aquí y nombre de autor por allá, pero, de verdad, a quién le importa realmente quién es el autor de un libro? No debería importarnos porque en el fondo nunca llegaremos a conocerlo, porque el autor que nosotros vemos no es más que una construcción que hemos hecho a partir de lo que ha escrito. Y si no, pensad en alguna obra que os guste y de la cual no habéis visto el rostro del autor; luego, comprobad si la imagen mental que tenéis se corresponde con la realidad.Un ejemplo, yo imaginaba a Brandon Sanderson como un hombre enjuto, seco, tirando a calvo, de entre 50 y 60 años de edad, sin gafas,...y al buscarlo, absolutamente no es para nada como imaginaba. ¿Os ha pasado lo mismo? ¡Espero leer vuestros resultados en los comentarios!

lunes, 27 de junio de 2016

Seré frágil, de Beatriz Esteban Brau

Últimamente me ha dado por leer libros que no conoce nadie. El problema de no tener referencias es que no sabes qué te puedes encontrar. Siempre te llevas una sorpresa , buena o mala. Son muchos los libros que así he empezado y he abandonado, puedo mencionaros varios títulos: Un millón de palabras, de Campoy Ulises, El momento eterno, de Demetrio Verbaro, La señorita Elsa, de Arthur Schnitzler,...y podría seguir. Algunas de esas novelas las he abandonado porque no me atrapaban, otras porque esperaba una cosa y eran otra, y algunas porque estaban muy mal escritas.

La reseña que viene a continuación es de una de esas novelas que ha pasado la criba. Ha sido una buena lectura, sin llegar a ser memorable, pero que os traigo porque quizás os pueda interesar...

Título: Seré frágil.
Autora: Beatriz Esteban Brau.
Año: 2015
Género: Literatura juvenil.
Editorial: Autopublicación.
Páginas: 243.

Sinopsis:
«Nunca podré contar lo que me ocurrió si no hablo antes de ella. Todo ese sufrimiento, todas las guerras que he tenido que librar en mi cabeza, todo el odio; todo es por su culpa.
Me llamo Grace Montgomery y esta es la historia de cómo Hanna me hizo creer que sería feliz.
Su voz no intentaba embellecerme, intentaba matarme».
Grace Montgomery se odia. A pesar del amor de su pareja, de sus amigos, de su familia, nunca se ha sentido suficiente.Todo empieza a cambiar tras la muerte de su compañera de clase, Hanna, después de años luchando contra la anorexia. La joven deja su diario en manos de Grace antes de morir. A través de sus palabras, Grace conoce los misterios de su pasado, mientras su presente se va contagiando de la mentalidad enferma de Hanna.

Por qué este título...
"¿Has comido? ¡Maldita cerda! Ni se te ocurra volver a probar bocado. Pásate la noche haciendo abdominales hasta sudar. Llora, que te lo mereces. Castígate. Golpes, arañazos, me da igual, pero te mereces todo ese sufrimiento. Mírate al espejo. Qué asco das, tan gorda. Aún te sobran cinco kilos. Quizás más. Ocho. Diez. Los que hagan falta. ¿Dónde están tus huesos? ¿Por qué no se ven? No sirves para nada, Grace Montgomery. Para nada».
 Te demostraré que te equivocas, Hanna.
 Seré perfecta. Seré frágil."

Opinión:
Impresión: Depresiva

Los libros que tratan una enfermedad (sea la que sea) siempre son difíciles. De leer y de escribir.
Esta historia cuenta la relación de Grace con la anorexia. No es el primer libro que leo sobre el tema, por lo que ya sabía con qué iba a encontrarme y no me he llevado ninguna sorpresa.

La trama es bastante simple y realmente no tiene nada de especial, es como cualquier otro libro de esta temática. El único detalle que llama la atención es que Grace encuentra el diario de Hanna, una chica que muere a causa de la anorexia, y lo va leyendo, por lo que conocemos la enfermedad desde dos puntos de vista.

Me ha gustado que la historia tuviera mucho sentimiento. La autora ha sabido poner en boca, tanto de Grace como de Hanna, cómo el deseo de bajar peso puede llegar a convertirse en una obsesión. Me ha gustado ver cómo te afecta esta enfermedad, como hace que vayas cambiando poco a poco (no solo por fuera, sino también por dentro) y cómo eso afecta a los que te rodean. Creo que este es un tema interesante del que todos deberíamos leer algo.

La narración está bien, la autora usa continuamente un campo semántico del pesimismo y el dolor, por lo que la novela es bastante depresiva, a pesar de que al final contiene un mensaje de esperanza. A medida que vas leyendo, no solo sientes tristeza, no por Grace, no es que viva un drama concreto a parte de su enfermedad, sino por todo en general.

Los personajes secundarios estarían bien si fueran más que esbozos. Todos me han gustado, no tengo queja, pero me hubiera gustado que se profundizara más en ellos. Aunque claro, hay que tener en cuenta que es un libro muy corto, por lo no daba espacio para más. Los que más me han fallado son los padres de Grace, que solo aparecen en un par de ocasiones, y no se profundiza para nada su relación con su hija.  Son como extraños viviendo en la misma casa.

Por último, una queja. No he entendido por qué Grace se vuelve anoréxica. No lo entiendo. No se profundiza en sus razones, pasa así porque sí. Empieza a leer el diario de Hanna y desde ese momento empieza a contar calorías. Puedo entender que se fije más en las cosas que le menciona Hanna, pero no me cabe en la cabeza que quiera imitarla, sabiendo el final trágico que tuvo, y cómo la vida de Hanna se fue deteriorando de esa forma.

En cierta parte de la novela dice que ella no es como Hanna porque tiene el control, que solo son unos kilos, pero igualmente eso no justifica por qué empezó a hacerlo. En otra parte de la novela dice que no fue culpa de Hanna, que sin su influencia ella se hubiera convertido en anoréxica de todas formas pero eso yo no me lo trago. ¿Por qué? En ningún momento antes del diario hace signos de que se sienta inferior o que no se sienta bien con su aspecto o que quiera adelgazar. No hay un detonante en su vida, nadie que la llame "gorda" o que el diga algo acerca de su aspecto. Es totalmente culpa de Hanna.

En conclusión, es un libro corto y fácil de leer,  lleno de sentimiento pero con poca profundidad de personajes, que gira entorno a un tema muy interesante y del que todos deberíamos leer algo. Si no has leído nada acerca de la anorexia (y no estás depresivo), tienes que darle una oportunidad. Si ya has leído otras cosas entonces este libro no te aportara nada nuevo.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Qué otros libros acerca de la anorexia habéis leído? ¿Alguna recomendación? ¿Que os parece que no se profundice en los personajes porque lo importante es la enfermedad en sí?

PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...

viernes, 24 de junio de 2016

La historia silenciosa, de Eli Horowitz, Kevin Moffett y Matthew Derby

Soy muy fan de todo aquello que se sale de lo común, así que en cuanto leí la sinopsis de este libro en mi biblioteca habitual, ni me molesté en leer reseñas acerca de él. Me ha costado empezarlo, tengo que admitirlo, porque son un buen montón de páginas pero al final no ha estado mal.
Aquí os dejo con la reseña:

Fecha de publicación: 14/10/2014 
536 páginas 
Idioma: Español
ISBN: 978-84-322-2317-4
Código: 10095588
Formato: 13,3 x 23 cm.
Rústica con solapas
Colección: Biblioteca Formentor 
Traductor: Ramón Buenaventura

Sinopsis:
En los primeros años del siglo XXI, médicos, padres y profesores se dan cuenta de que más y más niños nacen con una extraña enfermedad: el silencio. Son niños aparentemente normales, su única particularidad es que no hablan, no comprenden y son incapaces de relacionarse porlas vías tradicionales. Mientras los casos crecen a niveles epidémicos, surgen miles de teorías. Poco a poco la sociedad empieza a sentirse amenazada y comienza a marginar a los «niños silenciosos», que desarrollan cada vez más vínculos entre ellos. Empiezan entonces a abandonarsus casas y a formar comunidades. ¿Pero la sociedad puede aceptar que un grupo cada vez más numeroso cree su propio mundo?

Opinión:
Impresión: Documental de la 2

He de empezar diciendo que ha sido un poco aburrido y eso es lo que más temía antes de lanzarme a leerlo. No es que sea muy grueso (530 páginas tampoco son para tanto), pero basta  ojearlo un poco para ver que no hay muchos diálogos y sí mucha descripción. Y es un poco aburrido precisamente por eso, por la falta de diálogos. Además, los que hay están insertados como citaciones o en estilo indirecto, no con guión, como estamos acostumbrados.

 Además, no es una novela de acción, sino más bien documental, histórica, acerca de algo que no existe. Como novela documental, me ha parecido muy completa, ofreciendo muchos detalles. A esto hay que sumarle que está escrita de forma testimonial. Eso significa que está contada en primera persona por diferentes personajes, como si le hablaran a una cámara o a un entrevistador

Como resultado, hay muchos personajes, demasiados. Eso nos permite tener una visión muy global de la historia, pero también hace que nos perdamos un poco. Y sí, los personajes se repiten, por supuesto, pero aún así hay muchos, y constantemente tenía que ir hojeando hacia atrás para recordar si X personaje había salido antes o no. Un glosario con una información mínima no hubiera estado mal.

Por otra parte, no me ha gustado el ambiente decadente que nos acompaña durante toda la novela. Desde el primero al último, a todos los personajes los envuelve un halo de podredumbre y miseria durante toda la novela. Y es que todos los escenarios que se describen son sucios, mugrientos y decrépitos, y los personajes o son crueles y locos o terminan por caer en una espiral de miseria y autodestrucción.

La novela, por el léxico y el campo semántico utilizado no hace más que mostrarnos cómo es posible llegar a la degradación y degeneración del ser humano. Y todo eso a mí no me ha gustado, porque me ha hecho sentir sucia y me parece irreal que en ese futuro cercano haya tanta oscuridad y tan poca luz.

Sí, creo que no lo había dicho. La novela está ambientada en el futuro, un futuro cercano, desde 2011 hasta 2044, aproximadamente. Este futuro es bastante realista, no hay nada excesivamente innovador, por lo que el autor no nos aburre a descripciones y detalles, sino que los avances son más creíbles: mejores ordenadores, mejor tecnología, nuevas marcas y productos, más capitalismo…un hoy modernizado, pero perfectamente creíble. Además, como la novela abarca un largo periodo de tiempo, podemos ver cómo evolucionan los personajes y conocer con mucha profundidad sus pensamientos y sus emociones.


La trama de la novela creo que es lo mejor, porque todo el tema de los silenciosos me ha parecido muy interesante. En un principio pensaba que serían mudos, pero no es así, son niños que no pueden comunicarse porque una parte de su cerebro les impide entender qué es la comunicación y el lenguaje, en cualquier sentido.

Ha sido interesante ver la evolución de este problema: cómo apareció, cómo reaccionó la gente, cómo se afrontó, cómo fue afectando a la sociedad, cómo cambiaba,…A esto hay que sumarle que el lector se percata de la importancia del lenguaje como algo que nos define como seres humanos. Todas las teorías sobre el lenguaje que envuelven el libro han sido…inspiradoras.

El final puede que me haya decepcionado un poco, esperaba algo más cerrado. El libro es autoconclusivo, pero deja el tema de los silenciosos muy abierto con muchas preguntas acerca de cómo siguen sus vidas.

En conclusión, un libro interesante sobre el lenguaje, escrito con la profundidad de un documental de La 2, pero algo aburrido, tanto por la falta de diálogos como por la falta de acción. Lo recomiendo si estáis cansados de leer siempre lo mismo y os gustan las novelas con mucha profundidad y densas.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Os llama la atención la trama? ¿Habéis leído alguna otra novela coral? ¿Vais a darle una oportunidad?

PUNTUACIÓN…3/5!

Primeras Líneas…

miércoles, 22 de junio de 2016

Sorteos Literarios 2016 VII

¡Hola! Vengo por aquí con una nueva ronda de sorteos. Este año no he tenido mucho suerte, pero bueno, ¡no será por libros pendientes por leer! Como habréis notado, hace mucho que no hacía una ronda de sorteos, y no por falta de ganas.

No me gusta Rafflecopter o similares porque me molesta mucho no saber cuáles son los puntos antes de inscribirme y no me parecen tan de fiar como los demás. Pero parece ser que por la blogosfera ya solo se organizan este tipo de sorteos, así que al final, he caído. ¡A ver si tengo más suerte!

Como siempre, los sorteos son literarios o de merchandising, y aquí os dejo el banner, por lo que si queréis saber más, basta hacer click en ellos. Hay un par más que me llaman la atención, pero no os los pongo aquí para no sobrecargar, ya lo haré más adelante.¡Deseadme suerte!

Sorteo 6 XL: 59 libros 15 ebooks
Fecha límite: 30 de junio

Sorteo Primer aniversario
Gracias al blog: Amor por los libros
Fecha límite: 30 de junio

Sorteo Pociones
Fecha límite: 1 de julio

Sorteo Internacional
Gracias al blog: Diluvio de letras 
Fecha límite: 23 de junio

Sorteo + de 100 seguidores
Gracias al blog:  Leemos en casa
Fecha límite: 26 de junio

Sorteo Conjunto
Gracias a los blogs: Another little book y Nube de lectura
Fecha límite: 31 de julio

domingo, 19 de junio de 2016

Más maldito karma, de David Safier

Aquí os dejo con mi reseña de "Más maldito karma" o "Cómo reescribir un éxito para seguir vendiendo".

Título: “Más maldito karma”
Autor: David Safier
Traductor: María José Díez Pérez
Editorial: Seix Barral, Biblioteca Formentor
Edición: rústica con solapas
Fecha de publicación: noviembre de 2015 
Páginas 320
ISBN: 978-84-322-2546-8
Precio: 16,50 € papel / 10,99 € digital


Sinopsis:
Daisy Becker es una actriz de segunda totalmente caótica: bebe, fuma y roba a sus compañeros de piso. A sus veintipocos años tendrá un accidente de tráfico con Steve Barton, una arrogante estrella de Hollywood que está en Berlín rodando la nueva película de James Bond. Una vez muertos, Buda les dice que en sus vidas han juntado demasiado mal karma, y ambos se reencarnan en hormigas. Pero ninguno de los dos tiene muchas ganas de ir a la guerra como soldados-hormiga. Además se enteran de que el mejor amigo de Daisy, del que ella está enamorada, y la mujer de Steve salen juntos. ¿Qué pueden hacer? Ir en busca del buen karma y subir los peldaños de la escalera de la reencarnación hasta volver a ser humanos. Pero no es tan sencillo, pues Daisy y Steve no se soportan y están constantemente echándose la culpa del accidente el uno al otro. Y todavía todo se vuelve más difícil cuando parece que se empiezan a enamorar...

Opinión:
Impresión: La decepción del año

Creo que la lectura de este libro ha sido el chasco más grande del año, superando incluso a otro libro que yo me sé. Desde que leí mi primer libro de Safier he devorado todo lo que ha escrito. Y es que sus libros eran muy divertidos, te ayudaban a ser mejor persona y eran originales. Pero a medida que los iba leyendo, han ido perdiendo originalidad.



Cuando el autor escribió 28 días, me pareció genial que se reinventara y me gustó bastante. A pesar del título de este libro, yo esperaba que el autor hubiera aprendido la lección y hiciera algo nuevo. Así que me he llevado una decepción enorme porque este libro es una copia exacta de Maldito karma.

Ahora, os dejo con el enlace a la reseña de Maldito karma,  porque tiene los mismos defectos y virtudes, sin ningún cambio. Si no has leído nada del autor, es posible que te guste, mucho incluso, pero a mí este libro me ha parecido una broma. Me siento en la obligación de no dejar así esta reseña, así que diré un par de cosas.

Primero de todo, al principio las similitudes entre los dos libros al principio no me parecieron mal. Empiezan exactamente igual, por lo que me lo tomé como un homenaje, pero llega un punto en que el homenaje se convierte en plagio. Y es que todo se desarrolla exactamente igual. Daisy (y Marc) muere después de tener un mal día y se reencarna en una hormiga. A partir de aquí, intentará conseguir buen karma y se reencarnará en diferentes animales porque quiere  destruir la relación entre su (amor) mejor amigo y la mujer de Marc. Durante el libro aprenderá diversas lecciones, descubrirá el amor y a ser mejor persona. Fin.

En cuanto a los protagonistas, no he empatizado con ninguno de ellos. A pesar de que podría decirse que se conoce bien a los personajes (más que nada porque el libro trata de cómo solucionan sus problemas), no los he sentido ni cercanos ni con profundidad. Me ha faltado chispa con ellos, que se dedicaran a reflexionar un poco más acerca de su pasado. Es decir, por ejemplo, Daisy se siente culpable por no haberse disculpado con su madre a tiempo, pero no profundiza en la relación que tenía con ella ni porque siente que no se disculpó.


Otra cosa que no me ha gustado es la falta de lógica de esta novela. Vale que lo de las reencarnaciones no sea importante, que lo que de verdad importa son las situaciones disparatadas y la autoayuda, pero me molesta mucho encontrarme con cosas sin sentido. Aquí os cito los problemas al respeto que vi en Maldito karma (y que también hay aquí):

"Lo que sí me ha extrañado es como desprecia a según que animales. ¿A qué me refiero? Pues que cuando alguien ha acumulado muy mal karma, se reencarna en hormiga, y cuando alguien acumula mal karma se reencarna en conejo. ¿Y que tienen los conejos mejor que las hormigas? ¿Por qué ser una hormiga es mucho peor que ser un conejo? Además, luego, si acumulas buen karma te vuelves un perro. ¿Por qué el perro es mejor que el conejo? ¿Porque es más grande? Y finalmente te vuelves humano que es...¡vamos! un ser superior. Luego me ha llamado la atención que los animales de diferentes razas y tipos, pudieran comunicarse entre sí, pero en cambio no con los seres humanos. de nuevo, volvemos a ser diferentes y superiores a los demás animales."

A esta enumeración le puedo añadir: la facilidad que tienen los protagonista para suplantar la identidad de alguien sin que nadie se dé cuenta, como casualmente todos los reencarnados que se encuentran son gente famosa (claro, no hay gente mala normal en el mundo...), erratas de sentido (en el anterior libro Einstein era una hormiga; ahora es un pez y sigue sin saber acerca del karma), que buda sólo se les aparezca a los protagonistas porque son superespeciales, que no se diga nada acerca de los creyentes de otras religiones, que al morir borracha te reencarnes borracha (¿¡!?)...y un largo etcétera.


Eso sí, me gusta la combinación humor-autoayuda, porque te ríes, y al mismo tiempo reflexionas sobre el mundo que te rodea. Y sí, el libro es divertido, pero el estilo de humor es exactamente el mismo que en los demás libros. El sarcasmo o que un personaje insulte a otro de forma ingeniosa es divertido, pero ya lo he leído demasiado en los libros de Safier. Sí, es gracioso, pero no tanto como la primera vez que lo leí.

¡Ah, lo olvidaba! El libro viene con un mini libro incluido con un capítulo extra acerca de una reencarnación de Kim (la protagonista de Maldito karma). Aunque el capítulo no me ha aportado nada, me ha parecido todo un detalle.

Por último, comentar que aparece Casanova, tanto en forma de personaje como mediante notas a pie de página. Estas notas nos dejaban conocer su vida, pero algunas eran simplemente lecciones cerca del amor y a mi parecer, sobraban.

En conclusión, con este libro me he llevado una decepción enorme. Seguramente, dejaré de leer nada más del autor y conservar el buen recuerdo de sus primeras obras. Un libro repetitivo, con muchas lagunas lógicas que realiza bien su función de entretener y dar consejos, pero poco más. Si no has leído nada del autor, te lo recomiendo. Si no, ni te acerques.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Habéis leído algo del autor? ¿Os parece que la originalidad se va perdiendo con cada libro que saca? ¿Os gustan este tipo de libros? ¿Coincidís conmigo en que es muy repetitivo? 

PUNTUACIÓN...Depende de si has leído otros libros del autor

Primeras Líneas...

jueves, 16 de junio de 2016

Destripando libros: Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón

Dije que no haría esto, pero no he podido evitarlo. NECESITABA desahogarme de mi última mala lectura: 

Con la reseña no quedé satisfecha, había muchas más cosas que quería decir, especialmente quería hablar de las cuatro historias de amor que vive Aura (Sí, CUATRO). Pero os aviso que todo serán spoilers, así que si tenéis pensado leer el libro, a pesar de las contraindicaciones, os recomiendo no seguir leyendo.
¿Listos para que empiece a destripar el libro como si no hubiera mañana? Prometo sangre y vísceras...

Relación 1: El guaperas

Casualidad de las casualidades, el actor famoso de turno, llamémosle Ismael o "El guaperas" vive en el mismo edificio que Aura. Es como si Mario Casas viviera en el piso de abajo, lo más normal del mundo. El guaperas se caracteriza por ser un guaperas, perfecto, divertido, atento, guaperas, perseguido por los fans,...lo típico.

Os presento a Aura
El pobre Guaperas vive atormentado porque le persiguen hordas de fans y periodistas de la prensa rosa, que no aparecen en ningún momento del libro, y porque el pobre no tiene intimidad.

Os presento a El guaperas.
Se enamoran en una semana, Aura porque es El guaperas, y él, porque ella es una chica super especial, exactamente como cualquier otra fan loca por él. Y es que Aura no se le lanza al cuello nada más verlo, pero casi casi. Deciden mantener su relación en secreto, no se vayan a enterar la prensa rosa y para que todo sea más secreto aún El guaperas empieza a seguirla en Twitter, le da a Me gusta a sus fotos, la invita a una fiesta de famosos, van a hacer footing juntos,...pero eso sí, que a Aura no se le ocurra contárselo a nadie, no vaya a descubrirlo la prensa.

El guaperas es de esos ligones de bar que parece que han sacado todas sus frases del mismo manual. La relación entre  ellos se caracteriza porque Aura es totalmente dependiente de El guaperas, no puede vivir ni hacer nada sin él. Está siempre en sus pensamientos. Aquí tenéis algunas perlitas

"Pero no. Tenía que mantenerme firme (Sí, señor). Debía mantenerme firme. Necesitaba mantenerme firme (¿Soy yo o se me está haciendo repetitivo?). Demostrarme que podía pasar toda una tarde sin verle (¡Oh, no, por Dios, el fin del mundo! ¡Quiere batir un récord, seguro!) y sin angustiarme por ello. Sin sentir que estaba tirando un día a la basura porque solo Ismael les daba sentido (claro, ir a la universidad o salir con sus amigas no vale nada, pobrecita, malgastar el tiempo así, debería pegarse a él como una lapa, oh, perdonad, eso ya lo hace). Y es que él estaba presente incluso en mi inconsciencia (Oseasé, siempre, porque inconsciente lo es un rato...); incluso en sueños me removía incómoda hasta que le localizaba (¿Le habrá puesto GPS?) y podía descansar. (en paz)"

"De nuevo tuve que reprimir el deseo de pedirle el móvil a alguna de las dos ([amigas], que no saben ni que tiene novio)—el mío lo había dejado en casa cargando (dramón)— y escribirle un mensaje para informarle de que me esperara para cenar (y eso mientras está escuchando las penas de Sara a quién el novio la ha vuelto a timar), que iba ipso facto, corriendo, volando, teletransportándome si eso fuera posible (Aura, futura inventora de la máquina de teletransportación). Cerrar los ojos y aparecer a su lado y que mis palpitaciones, mi pulso, volviesen a alcanzar ese ritmo al que me había hecho adicta (Pulso-adicta). Ismael era como una droga (¡Drogas! ¡Qué alguien llame a la policía! ¿Será "exactamente su marca de heroína"?), un estímulo placentero que anhelaba a cada segundo, una dulce (menos mal que no es diabética...) perdición en la que quería desaparecer para siempre."
Aura me recuerda a alguien...

"Nunca antes había estado enamorada (y menos mal, pobrecito el novio). Ahora lo sabía. Yo, que me había pasado toda la vida criticando a esas parejas empalagosas que no podían separarse ni un segundo, me tenía que obligar a mí misma a hacer otros planes cuando lo único que me apetecía era olerle, tocarle, besarle, acurrucarme a su lado (chica, te pareces a mi perro, te están afectando las drogas, ¿no?) y estar así hasta que me muriera (¿Qué es muéranse o mueransé?). Tal vez resultase exagerado (nooooo, ¿exagerado? ¡Qué vaaaa! Anda, sigue bonita, que no lo sabemos todo), yo misma era consciente de ello, pero es que era su amor y no el Red Bull (¿Veis? Referencias a la actualidad forzadas...) lo que a mí me daba alas (Oh, voy a colgar esta frase en la pared de mi habitación, enmarcarla).

"Era una persona de voluntad firme, pero el alcohol me anuló y, en cuanto puse el primer pie en el segundo piso, supe que necesitaba verle. La noche de chicas se acababa en ese preciso instante (venga, eso es, abandona a tus amigas porque sí). Pensé en escribir a todas las amigas que había criticado y pedirles perdón (esto creo que ya lo he leído...). «Chicas, lo siento, ahora que sé lo que es estar enamorada os comprendo. Yo también me he vuelto dependiente y quiero estar con él a todas horas (¡Eso es amor y lo demás son tonterías! ¿Alguien tiene unas esposas? No se vayan a separar un instante). Los segundos de un día no son suficientes, no creo ni que lo sean los de toda una vida (Siempre puedes hacer como Bella y convertirte en un vampiro, hay que calibrar todas las opciones)», sería más o menos el texto."

Como veis, un amor enfermizo. Completamente dependiente. Y lo curioso es que yo creía que los actores estaban trabajando hasta las tantas y ocupadísimos, pero ellos tienen todo el tiempo del mundo. Y eso que su relación dura un mes. Un mes. Llegan a durar más tiempo y se convierten en siameses.
Aura haciendo gala de su fuerza de voluntad

Sí, porque todo lo buenos se acaba, y Aura le pilla con otra. El guaperas ni intenta disimular con el típico “No es lo que parece” porque ES lo que parece.
 Aura coge una depresión de varias semanas al estilo “lo echo mucho de menos, pero aunque me venga de rodillas suplicando no le perdonaré”. Y es cierto, no le hace falta ir de rodillas. Le pide perdón y ella se le abalanza como una loca. ¡Eso es fuerza de voluntad y lo demás son tonterías!

La despedida de la parejita
Y entonces, cuando ya ha conseguido lo que quiere (sí, todos sabemos a qué me refiero¬¬) “casualmente” le llaman de Estados Unidos para irse al día siguiente durante un año.

Relación 2: El Highlander
(Esta relación está en la historia como un relleno total)

Un escocés cualquiera
Aura se va de vacaciones a Escocia con sus amigos y allí se encuentra con un guía turístico highlander. El Highlander cumple todos los estereotipos habidos y por haber: es guapísimo, musculoso, pelo rizado, con falda escocesa (kilt) y, por si no lo había dicho ya, guapísimo.

Ella se enamora (más que “enamorar”, “gustar”) de él, por ser un Highlander (la personalidad es un factor que tiene muy en cuenta Aura, antes de elegir a sus parejas) y él se enamora de ella por ser  una chica súper especial, más exactamente un turista babeante y obsesionada por los Highlanders como cualquier otra.
Aura mirando a el Highlander

Se ven dos días (sí, sí, DOS días, y yo me quejaba del romance exprés con El guaperas…) y él le cuenta su triste (solo Aura ha tenido una existencia feliz, los demás son unos desgraciados) historia. ¿Tan lista es Aura que se hablan en inglés? ¿Es capaz de ligárselo con el lenguaje de signos? Ni por asomo. Afortunadamente, habla español, y muy bien si tenemos en cuenta las largas charlas que tienen.
.
 Al final, terminan enrollándose (Otra muestra más de las maduras decisiones de Aura), después de que El Highlander la haya rescatado de unos borrachos, la haya llevado a montar a caballo y le haya demostrado que es fuerte como un roble (literalmente, porque se lía a puñetazos con uno).

Y como todo lo bueno se acaba, Aura le dice que se tiene que marchar y aquí no ha pasado nada.

Relación 3: El primer amor

El primer amor de Aura
Después de las aventuras de Aura en Escocia, se va unos días al pueblo, para ver a sus amigos (a su familia no la echa de menos para nada) y allí se encuentra con Roberto, también llamado “El primer amor”. Antes que nada, Aura nos pone en antecedentes y nos cuenta lo obsesionada que estaba con él: yo del chico hubiera llamado a la policía, porque lo de Aura era de juzgado de guardia. No es que estuviera muy obsesionada con él es que yo hubiera pedido una orden de alejamiento.

Bueno, pues esta vez Aura demuestra que no es tan “inmadura” (¿en serio?) y El primer amor se fija que no lo está persiguiendo y eso le pone. Así que, coge a Aura aparte, le suelta una declaración de amor “completamente improvisada”, digna de un Óscar, y la besa. Eso, después de confesarle que había estado toda su vida enamorado de ella, que tenía miedo a quererla tanto, que no quería estropear su amistad, que la ama con todo su corazón…Sí, claro, por eso ha pasado de ella todos estos años y ha tenido tantas novias. Yo hubiera preguntado que donde estaba la cámara oculta porque eso no se lo traga NADIE.
Aura se lo cree, pero le dice que ya es tarde y san s’acabó

Relación 4: El ami-novio

Esta relación empieza después de dejar a El guaperas y se desarrolla durante todo el libro (a nadie le importa si Aura tiene rollos de por medio) ¿Qué el amor de su vida sin el que no puede vivir la ha dejado durante un año para que cada uno pueda estar con diferentes personas sin sentirse culpables porque las relaciones a distancia son imposibles? ¡No importa!
Podría ser El ami-novio, perfectamente

Aura tiene otro vecino (¿qué clase de edificio de apartamentos es este?) a quién conoció al principio y cuya relación de “amistad” se intensifica después de que El guaperas la deje. Este vecino se llama Víctor o “El ami-novio” y se caracteriza por ser un cantautor de pasado misterioso y torturado, lleno de soledad, que no quiere que nadie se le acerque y acepta la “amistad” de Aura a cambio de que no se enamore de él.

Y no salen juntos, para nada, solo juegan juntos, van a todos lados juntos, ríen, quedan para comer, él le compone una canción, ella le besa los tatuajes, él le cuenta el misterio de sus heridas (es un saturrón que hace voluntariado pero unos matones le pegan una paliza) y la invita a una boda donde ella descubre que es rico.
Esta relación se caracteriza porque Aura no sabe lo que quiere. Se pasa todo el rato babeando por El ami-novio, pero no llega a salir con él, porque no  hablan las cosas. También se vuelve muy dependiente de él y quiere quedar con él siempre y más del mismo blablablá que con El guaperas.

“Solo de pensarlo noté unas ascendentes ganas de vomitar (Aura, cariño, yo llevo con esa sensación desde la primera frase de amor empalagosa). Si hubiera regresado de Escocia y me hubiese enterado de que Víctor estaba grave, no lo habría podido soportar. No es que no pudiera vivir en un universo en el que él no existía (no, qué va), es que no quería hacerlo. Posiblemente tendría fuerzas para reponerme, pero no me daría la gana (Aura, la Nini). En esos momentos, cuando todavía no sabía lo que pasaría después, ya era consciente de que, irremediablemente, mi destino estaba atado al del cantautor y, si su cuerda se rompía, la mía lo haría detrás.(por suerte no son nada, llegan a ser algo y se arma la de Dios)

Aquí no hay sobredosis de frases de amor (aunque también tiene tela), pero El ami-novio se dedica a hacerle de guía espiritual y le da superconsejos.
En este punto tienen lugar los dos romances que acabo de mencionar, pero como ya digo, a El ami-novio no le importa, porque como no tienen nada serio… Y es que su relación es muy confusa:

Pero no están saliendo juntos, es simplemente una forma de hablar.
Y como os podéis imaginar, tampoco termina bien. Justo cuando Aura se da cuenta de que quiere algo más, “casualmente” El ami-novio se hace famoso con una canción y tiene que ir a Londres (durante un tiempo indeterminado, que podrían ser unos días). A Aura le da otro ataque de depresión y tras despedir-se de él en el aeropuerto (un poco más y se encadena a él para evitar que se vaya), esta es su reacción:

La madurez personificada...
Y tras eso, viene el párrafo final donde mágicamente madura (no entiendo que ha pasado después de ese punto y aparte) y dice:

 “Entonces, en mitad de ese sufrimiento que temía que acabase por matarme, observé la arena marrón del árbol que crecía a mi lado. Y lo supe. No iba a resignarme. No quería hacerme a la idea. No me rendiría y dejaría escapar un amor tan grande que solo se presentaba una vez en la vida.[...] Caer derrotada no era la solución. Tenía que luchar por conseguir el desenlace que nos merecíamos y cumplir el dicho de que, a veces, lo que acaba pasando es mejor que lo esperado.”

Y hasta aquí el análisis en profundidad de la vida morosa de Aura. Bueno, creo que con esto, habrá suficiente. Ya me siento un poco mejor. Espero que os toméis esta entrada con humor y que os hayáis reído un rato ;)

lunes, 13 de junio de 2016

Saga Aura, Libro 1: Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón, de Alexandra Roma

Después de esta pausa de un par de semanas, vuelvo con las pilas totalmente cargadas. ¡Ya os echaba de menos! Muchas gracias a todos los que me habéis deseado suerte con los exámenes, os lo agradezco de corazón. Y ahora, sin más dilación, la reseña de este libro^^

Antes, que anda, quiero dar las gracias al blog Té con pastas y encuentros literarios por haber organizado el sorteo que me permitió ganar este libro en versión digital, y a Click ediciones. De verdad, os lo agradezco, había leído varias reseñas que lo ponían muy bien, por lo que tenía mucha curiosidad, no es culpa vuestra que haya sido un fiasco.

Aquí la reseña de "Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón " o "Vete a vivir a Madrid y pronto tendrás el mundo a tus pies":

Ficha técnica:

Título: Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón
Saga: Aura #1
Autor: Alexandra Roma
Editorial: Click ediciones
Año: 2015
Páginas: 300

Sinopsis:
Mi nombre es Aura Núñez. Tengo 18 años y este año he abandonado el seno familiar, dejando atrás al santo de mi padre, la maniática de la limpieza de mi madre y  el zopenco de mi hermano, para venir a Madrid a estudiar en la Universidad. La meta la tengo clara: quiero crecer, evolucionar, quemar etapas hasta dejar atrás mis converse usadas y calzar unos buenos tacones con los que pasear por la Castellana como la mujer de éxito que aspiro a ser. Pero la experiencia no es tan sencilla como imaginaba. La independencia, mis compañeras de piso, las clases, mis sueños, dudas, y, lo más importante, encontrarme a mí misma en el caos de mi existencia, aprender a vivir.
Para complicarlo todo un poco más, conozco a dos chicos, Víctor e Ismael, con los que mi universo cambia irremediablemente. Un cantautor solitario, atractivo, repleto de tatuajes y enigmático, capaz de tocar en lo más profundo de mi corazón con cada nota que arranca a su guitarra y un actor popular, sexy, con una sonrisa arrebatadora y provocador que me asegura que es el protagonista de mi ‘Para siempre’ de cuento de hadas. Y mi mundo se tambalea al descubrir que amar a alguien con los cinco sentidos no siempre es fácil, sumergida en un amor tan intenso, profundo y único que temo que mi pobre corazón no sea capaz de soportarlo, ¿me acompañas en la aventura de mi vida?

Por qué este título...
"El día que dejaba atrás mi adolescencia en mi pequeño pueblo de Cuenca, Chillarón, y llegaba a la gran ciudad, la capital, a Madrid, para degustar la independencia de la vida universitaria. No quería seguir el ejemplo de Peter Pan y ser eternamente joven. No. Yo quería avanzar. Ir quemando etapas hasta lograr abandonar mis zapatillas —unas Converse azul con los cordones desgastados y la puntera destrozada de todo el uso que les había dado— y calzarme unos buenos tacones que me permitirían pasearme por la Castellana siendo una mujer de éxito, con un maletín de cuero colgado de mi brazo."

Opinión:

El libro no me ha gustado nada, pero lo que viene a ser NADA. Estuve tentada de hacer una reseña-spoiler, criticando punto por punto, página a página todos los aspectos de la trama. Estuve a punto de convertirme en una mala hierba y poneros fragmentos del libro con comentarios míos sarcásticos, para que vierais que no estoy loca. Pero no, he decidido contenerme y no por benevolencia, sino porque me niego a perder más tiempo con este libro.

Es que son tantas las cosas negativas que quiero decir de este libro que las ideas brotan de mis dedos sin control. Así que pondré algo de orden a la reseña y empezaré por las cosas positivas.

Para empezar, es un libro ligero. A pesar de que tiene muchas páginas demasiadas sobran la mitad la narración es ágil, hay muchos diálogos y la forma de expresarse de los personajes es muy realista. Además, son diálogos plagados de humor, de esos que tienes a veces con tus mejores amigos. A esto hay que sumarle que Aura tiene una personalidad curiosa y no se calla nada. Es una persona muy directa, que dice lo primero que le viene a la cabeza, sin filtros, sin miedo a lo que vayan a pensar los demás, y eso me ha gustado.Además, no es la típica que piensa que la imagen lo es todo (no os confundáis con por el título).

Lo dicho, no tiene filtro
Vale. Ya está. Hasta aquí he llegado. Soy incapaz de decir nada más positivo. Oh, bueno sí, que no hay erratas ortográficas. Ahora sí que ya está. Pasemos ahora a lo que no me ha gusta, es decir, todo lo demás:

1. No hay trama:  Es decir, el libro trata de cómo Aura se va a estudiar a Madrid  los líos amorosos que tiene allí. Pero ya está. No pasa absolutamente nada más. Yo esperaba algo diferente. Incluso en las telenovelas venezolanas pasan más cosas y hay más plost-twist...
A ver, entiendo que haya gente a la que le guste el romance, y a mí también me gusta, pero es que estas historias de amor que vive Aura ni me han emocionado ni me han aportado nada bueno sí, ganas de vomitar arcoiris 

2. La no-evolución de Aura: En teoría (sólo en teoría) la novela gira entorno a la madurez de Aura, cómo se independiza y se enfrenta al mundo sola y eso debería (atención al condicional) hacer que evolucionara. Pero no es así. Aura es como la mayoría de jóvenes de mi universidad y no cambia ni un pelo (por lo que hablo con conocimiento de causa): inmadura, joven, inexperta, alocada, que no piensa antes de actuar y que solo quiere vivir el momento.
Que a ver, en cierto modo se entiende, está en la edad. Pero por favor, que no se nos intente vender como una chica madura que evoluciona, porque es así desde la primera a la última página. El único momento en que hace algo maduro, es en el último párrafo, pero es una reacción madura que está ahí porque sí, pues no está conectada con el resto de la novela (ya hablaré de esto más adelante...).

3. Relaciones tóxicas: Aura es demasiado dependiente, rozando lo obsesivo. Vive por y para su novio (sea quién sea), que está siempre en su mente.

4. Romanticismo pasteloso: Me gustan las historias de amor, pero demasiado pasteleo me hace querer golpear el ebook hasta que la pantalla que la pantalla se funda en negro parar de leer. Lo dicho, me gustan las declaraciones de amor bonitas, las citas para enmarcar, las historias de amor bonitas, pero llega un punto en que es demasiado. No soy diabética, pero creo que voy a tener que ir al hospital a que me inyecten insulina en vena. Durante un par de semanas.
No sé, es que cuando "dialogan" Aura y su novio parece que estaban leyéndose un libro de citas de amor:

Qué sí, que es muy bonito, pero cuando basta, basta.
5. Falta de profundidad de los secundarios: Me encantan Vilma y Sara, las compañeras de piso de Aura. Y también Ana y Dani, sus amigos de la universidad (y eso que había dicho que no diría nada más bueno de la novela...). Todos estos personajes secundarios están muy bien, cada uno tiene su propia personalidad y son muy divertidos. El problema es que no tienen profundidad, y es que a Aura le importa un comino sus vidas. ¿Que Sara es una ingenua y todos los chicos la quieren por el sexo? Bah, no importa, ya se le pasará, estoy muy ocupada con mis problemas.¿Qué Vilma está desesperada buscando trabajo? Nada, yo lo arreglo en un momento y a otra cosa mariposa, que tengo mucho que hacer.¿Que Ana está muy p'allá y sus padres se separan? Nah, dice que no es nada, así que ni me molesto. ¿Que Dani no sale con ninguna chica? Bah, si tiene que decirme que es gay ya me lo dirá.
Además, hay unos personajes que pertenecen al colectivo LGBT, que me parece bien, y no son el centro del mundo, que me parece bien porque hay que normalizar el tema, pero Aura pasa bastante, y parece que solo son así porque está de moda que aparezca algún personaje de este tipo. Me hubiera gustado que se profundizara más.

6. Tópicos: Hay tópicos por todas partes, cualquier tópico que se os pueda ocurrir, ocurre. Al principio me gustaba porque Aura lo reconocía, estilo "sé que esto es muy tópico, pero os juro que me ha pasado esto" . Pero llega un momento que llega a aburrir.

7. Escenas previsibles: la novela no es previsible, no es eso, pero había muchas escenas que nada más empezar, ya sabía cómo iban a terminar. ¿A qué me refiero? A situaciones como una chica diciendo "de verdad chicas, os prometo que esta vez no beberé demasiado" Y termina vomitando de la borrachera que lleva encima. O "Sí, quiero dormir en la habitación que hay al lado de la tuya, así si tienes algún problema tocas a la pared y allí estaré" (y acaba llamando). O la escena de "me ha dado las llaves voy a ir a su casa de noche por sorpresa" (y yo no digo nada, pero ya os podéis imaginar el dramón que se monta...)

8. Aura es too perfect: Nos la quieren vender como la "típica" chica de pueblo, normalita, pero realmente se las sabe todas y en su pueblo es casi una celebridad: son tantos los desastres que monta borracha que es siempre el alma de la fiesta.

9. Constantes referencias a la actualidad: Me gusta sentir los personajes cercanos, que se mencionen marcas, canciones, personajes y noticias de actualidad, pero llega un punto en que se abusa. Es que casi parece un libro de publicidad subliminal. Al principio hace gracia, pero llega un momento en que parece que todo esto esta metido con calzador. En mi vida normal no digo cosas como "sí, como dice X canción me siento blablabla"  o menciono al pequeño Nicolás. Me han parecido cosas muy forzadas.

10. Discursos improvisados perfectos: Soy muy fan de los bellos discursos motivadores pero (como veis, todo tiene un pero) los de este libro me han parecido muy forzados. Cada vez que alguien le da un consejo a Aura, o ella da el consejo, parece que esté citando un libro de autoayuda. Que no es que no parezcan espontáneos es que parece que esté hablando el Dalai Lama

Amén, hermano
¿Entendéis ahora mi punto de vista? Por todo esto, la novela no me ha gustado, y aún así, me he mantenido firme, leyendo, al pie del cañón, porque quería hacer una reseña. Y aún así, no he quedado satisfecha. Hay muchas más cosas que quiero decir, más concretamente, quiero hablar de las cuatro historias de amor que vive Aura (Sí, CUATRO). Pero todo serán spoilers  y además esta reseña me está quedando muy larga así que creo que lo haré en otra entrada

En fin, siento mucho esta pedazo reseña, pero necesitaba desahogarme. Puedo concluir diciendo que el libro no me ha gustado nada, porque no hay trama más allá del amor, los personajes secundarios solo son esbozos, Aura es una inmadura y dependiente, hay demasiados tópicos y el romance es demasiado dulce. Yo no lo recomiendo, pero he visto que todos los demás blogs le dan buena nota, así que, si lo leéis, como mínimo estáis avisados.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Habéis leído el libro? ¿Coincidís conmigo? ¿Alguna vez os habéis encontrado así?

 PUNTUACIÓN...1'5/5!