domingo, 19 de noviembre de 2017

Frases memorables: Como desees


"—¿Para qué preocuparse del mañana si no sabemos qué va a ocurrir hoy? Lo hecho, hecho está, el pasado no se puede cambiar. El futuro está por llegar. Lo mejor es poner una sonrisa al momento presente que estás viviendo."

"Cuando somos felices muchas veces no valoramos lo que tenemos. Deseamos que la felicidad se prolongue en el tiempo y hasta esperamos que perdure eternamente. Deberíamos vivirla con intensidad para saber sobrellevar esos momentos en los que el dolor nos sacude de arriba abajo y nos sentimos incapaces de levantarnos."


El otro día os traje un Frases memorables algo pesimista, así que para equilibrar hoy os traigo todo lo contrario: POSITIVISMO A TOPE

Ambas citas son muy vitalistas. Para empezar, debemos de dejar de machacarnos por nuestros errores. ¿Que te has equivocado? ¿Que podrías haber hecho algo distinto? Por supuesto. Pero eso es perfectamente normal. Todo el mundo se equivoca, todos cometemos errores, grandes y pequeños. Piensa en al cantidad de decisiones que tomas cada día: no puedes controlarlo todo. Y la decisión que tomaste, aunque fuera errónea, no fue al azar: fue lo que en ese momento te pareció que era lo mejor, no podías elegir otra cosa. Así que asúmelo y déjalo pasar. Total, no puedes cambiarlo. Lo único que puedes hacer es evitar que el pasado no te empañe el futuro: no porque te hayas equivocado una vez has de vivir atormentado.

Por otra parte, está el Carpe diem,  Debemos aprovechar el hoy y disfrutar de las cosas buenas. Cuando un momento nos llena de felicidad, debemos agarrarnos a él con todas nuestras fuerzas y disfrutarlo con los cinco sentidos. Debemos grabar ese momento a fuego en nuestra memoria para luego poder recrearnos en esa felicidad cuando lleguen los momentos difíciles.

Yo eso lo hago. Hay veces, cuando estoy viviendo un instante de pura felicidad, que una chispa estalla dentro de mí y me dice: "esto no lo vas a volver a vivir en la vida". Y cuando eso me pasa, es cuando me propongo recordarlo al máximo. Sí, es cierto, esos momentos se pueden contar con los dedos de las manos, pero los disfruté al máximo. Como aquella vez que fui de excursión en verano por Austria y mientras bajábamos una montaña vi una gran colina verde. VERDE VERDE. Y no me lo pensé y me tiré rodando. Fue divertidísimo (aunque los alemanes amigos míos me miraron muy raro).

Y el libro al que pertenecen estas citas es Como desees, de Anabel Botella. Es un libro que a primera vista engaña. Parece la típica historia romántica juvenil y no. Es un libro de misterio, al romance se le da poca importancia, y a mí me mantuvo bastante intrigada. Si tenéis curiosidad por saber más, aquí os dejo la reseña.

En fin, a veces, conviene soltarse el pelo de vez en cuando y aprovechar el momento. ¿Alguien se atreve a compartir un recuerdo en los comentarios?

jueves, 16 de noviembre de 2017

Diario, de Ana Frank

Si hay un periodo histórico que me gusta especialmente, es el de la Segunda Guerra Mundial, quizás porque me gusta el drama y en este conflicto, el drama está asegurado. He leído mucha novela de ficción de este tema, de un montón de puntos de vista distintos.

He leído sobre La muerte hablando acerca de alemanes que escondían judíos.
Sobre deportados lituanos destinados a los campos de trabajo en Suecia.
Sobre una mujer aviadora y una espía inglesas capturadas por los alemanes.
Sobre un exiliado español destinado a Mauthausen
Sobre una visión global de la guerra: causas, consecuencias, EEUU, Inglaterra, Berlín, Rúsia.
Sobre una niña polaca judía que se hace pasar por católica.
Sobre cómo se siente uno al sobrevivir al holocausto y pensar en todos los que han quedado atrás.
Sobre unos niños que tratan de no perder su infancia encerrados entre los horrores de Auschwitch.
Sobre los 28 días que duró el gueto de Varsovia mientras se resistía a los nazis.
Sobre el Velódromo de Invierno y la captura de judíos en las calles francesas
Sobre los horrores del campo de concentración de Sobibor, en forma documental, contado por los supervivientes.
Sobre una mujer que cocinó en la mismísima casa de Himmler.
Sobre la inocente mirada de un niño alemán que vive sin saberlo junto a un campo de concentración

Pero si hay un libro de culto que se ha convertido en libro de este periodo, es Diario, de Ana Frank. Era un libro que me apetecía mucho y que no solo quería leer en papel, sino que además quería que fuera mío, nada de bibliotecas.

Hace dos años lo compré por el Día del libro, en una edición de bolsillo. Y allí se ha quedado, en el estante durante dos años. ¿Por qué? Pues porque no me sentía capaz de leerlo, sentía que no había llegado el momento aún. Antes de leerlo, tenía que prepararme emocionalmente por lo que iba a encontrarme entre sus páginas, así que tuve que esperar el momento indicado. Y ese momento llegó este verano.

Decepción nº1:
La editorial es Publimexi. Es decir, que la edición está en español de México. No tengo nada en contra de este dialecto, me parece interesante conocer palabras nuevas. el problema es que me perdía. Notaba la narración incongruente. No es que no tuviera sentido, es que no sonaba bien. Así que me rendí y decidí cogerlo de la biblioteca.

Decepción nº2:
Comparé ambos libros para demostrarme a mí misma que la diferencia entre dialectos no era tan grande cuando me di cuenta de que la diferencia SÍ era tan grande. Y no, no era por el vocabulario. Resulta que la versión de Publimexi es incompleta. Era como si alguien hubiera decidido cortar cosas aleatoriamente. Lo que en un libro se contaba como resumido en media página, el otro le dedicaba cinco. A un libro que en teoría es UN DIARIO REAL.
Nada, rechacé mi libro y lo leí a partir del de la biblioteca (por cierto, no sé que hacer con el mío, no lo puedo vender ni regalar, porque no quiero que nadie lea una versión incompleta) y no he tenido problema, pero como veis, empecé el libro con mal pie.

Nº de páginas: 368 págs.
Editorial: PLAZA & JANES EDITORES
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788401390784
Año edición: 2010
Plaza de edición: ES
Traductor: Diego Puls

Sinopsis:
Tras la invasión de Holanda, los Frank, comerciantes judíos alemanes emigrados a Amsterdam en 1933, se ocultaron de la Gestapo en una buhardilla anexa al edificio donde el padre de Ana tenía sus oficinas. Eran ocho personas y permanecieron recluidas desde junio de 1942 hasta agosto de 1944. En ese lugar y en las más precarias condiciones, Ana, a la sazón una niña de trece años, escribió su estremecedor Diario: un testimonio único en su género sobre el horror y las barbarie nazi, y sobre los sentimientos y experiencias de la propia Ana y sus acompañantes.

Opinión:
Impresión: Decepción

* Sé que todos los personajes que aparecen en este libro fueron personas reales, pero un libro, por muy objetivo que intente ser, siempre estará escrito por alguien, los hechos siempre son subjetivos y dependen del observador. Por tanto, llamaré "personajes" a quienes aparecen en el libro porque son retratados según el punto de vista de Ana, no eran así realmente.

Decepción nº3:
No es un libro dramático. Y mirad que las dos decepciones anteriores eran grandes, pero esta ha sido la mayor de las decepciones. Como habéis leído me había preparado psicológicamente para leer un relato desgarrador, de primera mano, y en tiempo real, por una niña judía de la Segunda Guerra Mundial. Esperaba llorar a moco tendido y quedar durante días en stand by.
Pero este no es un libro dramático. Y entendedme: me refiero al contenido del libro como tal. No hay casi ningún fragmento triste en todo el libro. Es exactamente lo que promete el título: el diario de una adolescente llamada Ana Frank. Y sí, en ese aspecto está muy bien, pero como relato documental de las crueldades del nazismo no sirve como referente.


Una de las pocas cosas que he descubierto

Esperaba una novela con mucha más ambientación. Ana Frank hace pocas referencias a la situación del exterior, a las crueldades de los nazis, a su "dramática" situación como escondidos. Y es que, en comparación con muchas otras novelas que he leído (novelas que son ficción, por supuesto, aquí radica la diferencia) la familia Frank vive relativamente bien. Está toda la familia junta, están bien de salud, tienen dinero, tienen espacio, la comida es escasa pero suficiente, tienen entretenimientos (libros, por ejemplo o hacen cursos), hacen alguna celebración en fechas señaladas,...En palabras del libro:


Así que, os aviso, por si vais con la misma idea que yo: este no es un libro dramático que te hará llorar ni su contenido es duro. Este libro trata sobre las vivencias de Ana, la familia Frank, la familia Van Pels y Fritz Pfeffer viviendo durante...¿dos años y medio? en una pequeña casa de atrás escondidos del mundo.

Una vez asumí eso, la novela se me hizo más llevadera, e incluso la disfruté en algunas partes. Como diario de una adolescente, este libro es sin duda una lectura obligatoria. Todo el que quiera saber cómo retratar a un personaje adolescente, sin duda este libro será de gran ayuda. Todos los personajes son redondos y se sienten muy reales. Ninguno de ellos es bueno o malo per se, incluso la protagonista no lo es.


¿Quién no se ha sentido así alguna ves? ¿Cuántas novelas de ficción habéis leído en que los adolescentes se representen así?

Ana Frank, por favor, pero qué mal me ha caído. Es una persona muy imperfecta, con muchos defectos y para nada un modelo a seguir. ¿Y eso es algo malo? Para nada. Como personaje es simplemente perfecto. Y es que lo mejor de todo es que pese al poco tiempo que transcurre, vemos una gran evolución como persona. Al final sigue sin ser un modelo de perfección, pero en un corto período de tiempo evoluciona mucho. Es decir, los personajes de libros de ficción evolucionan más en medio año que ella en dos años, pero ella evoluciona más en dos años que yo en cuatro años.


Una de las cosas que más me ha gustado ha sido la relación de Ana con el resto de personajes. Durante gran parte del libro nos habla mal de ellos, pero no por eso el lector tiene que pensar que eran malos o que Ana fuera un quejica: es que es lo que escribiría una adolescente normal. Cuando yo tenía un diario, mi principal motivación para escribir era cuando estaba enfadada, al igual que Ana, que incluso lo reconoce:



Pero lo que os decía antes de la evolución: vemos que poco a poco se da cuenta de que los demás no son tan malos como pensaba y ve sus defectos y virtudes, así como las propias.


Por supuesto, hay romance, lo normal en la edad. Me ha encantado lo bien que se retrata un primer amor. Ya podrían aprender un poco de esto las novelas juveniles de hoy en día. Es un romance que pasa por muchas etapas, que tiene muchas dudas e incertidumbres. Sí, Ana se enamora hasta el punto de que el corazón podría salirle del pecho, pero este arrebato emocional se le pasa. No con esto quiero decir que deje de querer a esa persona, simplemente, nos muestra que ese amor loco pasional, irracional no es algo que dure toda la vida, pero no por eso signifique que dejemos de querer menos a esa persona, simplemente, lo asumimos.

Además de todo esto, me ha sorprendido encontrarme con grandes reflexiones sobre el mundo muy filosóficas, nada propias de una chica de la edad de Ana, seguramente fruto de sus lecturas. Aún así, encontrar en este libro llamadas al feminismo me ha dejado impresionada.


En cuanto a la trama, es simplemente eso, Ana contando su día a día. En general no es emocionante y me hubiera gustado que hubiera más contexto. En ocasiones me he aburrido porque había partes que me parecían repetitivas, siempre era Ana quejándose de los demás, pero vaya es que imaginad estar encerrados durante dos años en un mismo lugar con la misma gente: llega un punto en que todos los días son iguales. Y para que pase eso a veces ni siquiera es necesario estar encerrado.

Eso sí, en el fondo el libro me ha parecido triste. No tanto por el contenido, como ya os he dicho, si no por la historia que envuelve el libro, el contexto en el que se publicó el libro. Lo triste es el final de los personajes, saber qué les ocurrió. Lo más triste del libro, son las palabras que no están.

Por último, quería hacer referencia a la autenticidad del texto. Durante años se ha hablado acerca de si realmente el Diario era una falsificación o no. Algunos afirman que todo es invención del padre de Ana, otros que él lo editó de manera muy libre y otros dicen que él se limitó a transcribir. Por ahora aún no se ha llegado ha llegado a ningún consenso.

Por último, os dejo con mi avance en Goodreads:


Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Teníais las mismas expectativas que yo del libro? ¿Lo habéis leído? ¿Consiguió emocionaros? ¿Os apreció muy dramático? ¿Os pareció que Ana evolucionaba? ¿Lo leísteis sin saber cómo termina?

PUNTUACIÓN...3/5!


Primeras Líneas...


lunes, 6 de noviembre de 2017

Visto en las redes 15#

¡Hola! ¿Cómo va todo? Ya estoy aquí de nuevo con otra entrega de la sección Visto en las redes, y esta vez, soy bastante puntual.

Antes de hablaros de la sección y tal quería hacer una pequeña nota informativa. Necesito ponerme al día con trabajos y apuntes, así que a partir de hoy y hasta día quince voy a tomarme una pequeñas vacaciones del blog y de las redes sociales. Estos días de "relax" los aprovecharé para ponerme al día con la universidad y rascar algo más de tiempo para leer, que últimamente entre lecturas obligatorias y tal, no leo lo que me gustaría. Es sí, lo único que no voy a dejar es de visitar vuestros blogs, que luego se me acumulan vuestras entradas, así que tampoco estaré tan desaparecida.


Ahora sí, volviendo a la sección, ¿en qué consiste ? Visto en las redes es una recopilación de tweets y mensajes relacionados con el mundo literario publicados durante el mes anterior por diversas personas y que yo he compartido por las redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales pero qué vagos (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de este tipo de cosas. Así, todos los que no tenéis redes podrías enteraros y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener un resumen. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil  de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter y Facebook, por lo que en esta sección me centraré en esas dos redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré en una sección muy parecida del blog de Deja volar tu imaginación, de mi querida Patt,  llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque suelen ser de reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Es una sección genial que me pareció muy interesante y a la que decidí darle mi toque personal.

Por último, mencionar que varios de los mensajes están en inglés, así que, para superar la barrera del idioma, os los traduciré tan fielmente como me sea posible. ¡Espero que os divirtáis y que no os canséis antes de llegar al final!

Visto en...Twitter

Como sabéis si habéis leído esta sección más de una vez, soy muy fan de la cuenta de Cait, y la verdad es que este mes me he reído mucho con ella, por lo que no podía dejar de mostraros los tweets que me parecieron más divertidos y que agrupado aquí:


"Cosas que pasan cuando coleccionas demasiados libros:
- Felicidad
- Vida plena
- Materiales de construcción para bloquear tu puerta contra los humanos"
Vale, yo no he llegado al punto de bloquear mi puerta entre montones de libros, pero durante muchos años solo leía en papel y no iba a la biblioteca, así que en mi estantería puede que tenga los suficientes, ya visteis mi Casita de libros...



"Qué hacer con un montón abrumador de TBR (libros pendientes): 
- Llorar sobre ellos
-Añadir más libros porque sí.
- Escalarlo y tener una preciosa vista del planeta Tierra desde 900000 kilómetros de distancia"
Hay que admitir que el montón de libros pendientes de Cait es algo desproporcionado. De verdad que el mío no es para tanto, lo prometo.



"Autores: Aquí tienes una serie de libros de fantasía que son una obra maestra.
Bookworm (lectores): Lo adoramos
Autores: Ok, genial, el siguiente libro saldrá en 2029
 Bookworms (lectores): arghghq"
Últimamente se han puesto muy de moda las sagas y series, oh, y las trilogías que según el éxito cosechado se convierten en tetralogías o pentalogías más cincuenta millones de spin-offs. Últimamente, para que no me pase lo de Cait, me he propuesto no leer sagas y trilogías que no estén terminadas de publicar. Y es que a mí lo de esperar no me va, y menos cuando es un libro que me ha encantado. Así que, para que no me vuelva a pasar lo de Rothfuss, solo leo autoconclusivos o series terminadas. Por cierto, que si Rothfuss publica en 2029, yo feliz como una perdiz, porque a este paso, a veces dudo de si lo leeré yo o mis descendientes.



"No te quejes si un bookworm (lector) quiere permanecer en casa. Los árboles saben que nosotros coleccionamos a sus hermanos asesinados. CUÁNTO TIEMPO CREES QUE SOBREVIVIRÍAMOS AHÍ FUERA?"
Nunca lo había visto así, pero me encanta. Esto...¿quién más quiere hace penitencia y comprar más libros digitales? Solo por si acaso.



"Cómo halagar a un autor:
- Recomendando sus libros a otras personas.
- Hablando de sus libros 3598 veces.
- Preguntándoles si DISFRUTAN BEBIENDO TUS LÁGRIMAS"
¿Y qué puede haber más satisfactorio para un escritor que el hecho de que alguien le diga que sus palabras le han conmovido tanto que se le han saltado las lágrimas? ¿Puede haber algo mejor que eso?Ganar millones de euros y comprarte una isla. Y aunque nos quejamos, los lectores en el fondo disfrutamos de los libros que nos rompen el corazón y logran que de nuestros ojos caigan lágrimas silenciosas (o no tan silenciosas), porque los libros que de verdad nos llenan, los que de verdad merece la pena leer, son los que nos hacen sentir.



"Humano: ¿Qué estás haciendo?
Yo: Estoy leyendo.
Humano: Oh, bien, pues ya que no estás ocupada podrías...
Yo: [Estallo en llamas]"
En mi caso, podéis sustituir "humano" por "mamá". ¡Pero qué manía tiene la gente de pensar que el hecho de leer significa no estar haciendo nada! Sí, vale, leo en mi tiempo libre, pero ¡he sacrificado cosas para disponer de ese tiempo de leer! Horas de sueño, por ejemplo. Horas de estudio, horas de comer, horas de...He estado rascando minutos al día para tener un rato para leer, ¿y me vienes con que no estoy haciendo nada y que dedique esos preciados minutos a hacer alguna tarea? No es justo. Hum.



"Si un día te encuentras a ti mismo diciendo «omg se necesita este tipo de libros en la literatura juvenil» entonces haz algo de café, sacrifica una cabra y empieza a escribir. TE NECESITAMOS"
Nos encanta quejarnos. Es lo que se nos da mejor. Y Twitter se ha convertido en el lugar ideal para dar rienda suelta a todas nuestras ganas de quejarnos, sin que nadie nos mire mal por ello. Pero somos de mucho hablar y poco hacer. Nos quejamos de todas las cosas que están mal en la literatura juvenil (véanse los tweets que vienen a continuación): el machismo, la exclusión de personas LGTB, la falta de originalidad, las relaciones tóxicas...Es hora de que dejemos de quejarnos y hagamos algo para cambiar eso. Si crees que en la literatura falta algo, lánzate y escríbelo tú. Seguro que será un éxito. Ahora diréis "qué hipócrita eres, aplícatelo a ti misma, escribir no es tan fácil". Lo sé. Sé que escribir no es fácil. Y los escritores que tanto criticáis estoy segura de que lo hacen lo mejor posible. Aunque hoy en día parezca que no es así, no cualquiera puede ser escritor, y menos UN BUEN ESCRITOR. Pero la cuestión es intentarlo, hacer algo para cambiar las cosas. Yo de tanto en tanto hago mis pinitos en la escritura, y sé que Cait va a publicar un libro. ¿Por qué no lo intentas?


Y hasta aquí los tweets de Cait, peeeero, como sabéis, también soy muy aficionada a la cuenta de Brooding Ya Hero. De verdad, prometo no abrumaros, pero es que estos mensajes me parecieron tan interesantes que no me podía estar de compartirlos...


"Resulta que solo tengo un vestido de graduación/vestido de baile/bañador exactamente de tu talla. He calculado tus medidas mientras dormías para conseguir que se ajuste perfectamente"
Yo soy muy tiquismiquis con la ropa. Y si no, que lo diga mi madre, que de diez veces nueve le digo que la camiseta que me ha comprado no me gusta. Y es que para que algo de ropa me guste ha de ser verlo y decir "lo quiero". Así que no entiendo las protagonistas que, cuando les regalan un vestido de fiesta "es perfecto". ¿Sabéis lo que me costó a mí encontrar un vestido perfecto para mi graduación? ¿Lo sabéis? No so podéis hacer una idea. Y luego va y algunas protagonistas van a una tienda vintage y lo encuentran a la primera. ESO NO PASA. Pero lo más flipante es lo de que el vestido que les regalan es exactamente de su talla y les va como un guante. ¿Hola? A veces no recuerdo qué talla llevo. No regalo ropa sin saber antes la talla de la otra persona, porque a ojo no lo sé calcular. Es muy difícil acertar la talla de otra persona y no digamos el estilo. Y que lo que tengas en casa justamente cumpla los dos requisitos es demasiado pedir. Además, en la vida real, la mayoría de los chicos que regalan ropa, la han elegido sus madres. ¿A que eso no pasa en los libros?



"Todos los protagonista del Londres victoriano usan la jerga americana moderna y tienen las tradiciones los puntos de vista políticos modernos. También tienen una asombroso cuidado de sus dientes"
Después de leer Cantar de Mio Cid, os prometo que no soportaría leer un libro ambientado en la edad media y escrito con un lenguaje así. No lo soportaría. Pero hay algunos libros que mientras los lees dices "¡por favor, un poco de realismo histórico!" ¿Se os ocurre alguno con el que os haya pasado? A mí ahora mismo solo se me ocurre la serie de El ministerio del tiempo, que entre los fallos que tiene, vemos que la gente de otra época siempre va vestida como si acabara de comprar la ropa y no llevara años llevándola y que entre épocas todos se entienden perfectamente y os digo yo que eso no debería pasar (oh, y por supuesto, todos tienen una dentadura perfecta, faltaría). Pero no es solo eso. Se han puesto de moda los libros históricos (especialmente de romance), y por muy bien ambientados que estén, todos presentan un mismo fallo: sus protagonistas están adelantados a su tiempo. Nos hemos quejado tanto del machismo, que ahora todas las novelas de época tienen protagonistas fuertes, que solo se casan por amor, que son de armas tomar, que buscan la igualdad y que no se dejan gobernar por los hombres (aunque al final sí). Eso es algo que admiré mucho de Orgullo y prejuicio, pues Elizabeth Bennet era una mujer fuerte sin salirse de los patrones de su época. Al trasladar personajes femeninos con la mentalidad actual al pasado, lo único que se consigue es menospreciar a las mujeres de aquella época.



"La primera regla de los retellings es que los protagonistas no se den cuenta de que están en un retelling, incluso si ellos están estudiando el texto original en clase"

Esto ya lo estuve discutiendo con Patt de Devoim cuando publicó su reseña de Sin compromiso, un retelling de Orgullo y prejuicio. En los retellings es habitual que los protagonistas estudien el cuento original en clase (por si hay algún lector que no se ha dado cuenta de que se trata de un retelling) y a veces los personajes se llaman igual (por si el lector sigue sin pillarlo), pero nunca son conscientes de que lo que están viviendo es muy parecido a determinada historia. ¿Os imagináis un personaje que cogiera las riendas de la historia porque ya sabe qué va a pasar? Eso me gustaría leerlo en un libro (adiós, me voy a escribirlo). Cuando se trata de una continuación del cuento sí se hace referencia al texto original, pero cuando se sigue a pie de guión el cuento original, no. Sería interesante. Si tengo una hija, la llamaré Elizabeth Bennet, a ver qué pasa. Y si tengo un hijo Harry Potter.



"¡Es un prólogo presentando al protagonista como a un niño pequeño rodeado por su amada familia! Estoy 100% segura de que no les pasará nada malo"
Podría hablar largo y tendido sobre el síndrome de los Padres ausentes que sufre la literatura juvenil hoy en día, pero no voy a hacerlo, porque, ¿para qué? Estoy segura de que sabéis de qué hablo. Por alguna razón, los escritores tienen más problemas para escribir acerca de la relación de su protagonista con su familia que para inventar un mundo mágico nuevo. Por eso, lo mejor es que los padres mueran y punto. Y así, además, el protagonista tiene un trauma. Simplemente, quería hacer referencia a una de las estrategias usadas por los escritores para intentar conmover al lector: nos presentan una primera escena feliz y luego, como un niño pequeño que hace una pataleta, lo destruye. ¿Os habíais fijado?



Esta portada que nos muestra Chris P. Bacon me ha dejado flipando. ¿Hola? ¿Por qué esto no tiene ningún sentido? ¿Por qué alguien decide poner unos dinosaurios en la portada de un libro sobre sistemas operativos? ¡Y no es un bulo, el libro es real! A veces, no entiendo a las editoriales, de verdad que no.


Esto que comenta Iris Ocon creo que ya lo he mencionado un millón de veces, pero vaya, hacerlo una vez más no hará daño a nadie. De verdad, no entiendo esos blogs que tienen unos meses de vida y ya tienen más de quinientos seguidores. ¿Qué pasa? ¿Has puesto anuncios en televisión o qué? No sé cómo a alguien puede llenarle tener seguidores así. Lo que de verdad importa es disfrutar de leer y compartir nuestras impresiones sobre esas lecturas, lo demás es secundario. Solo por el hecho de que una persona te lea, ya merece la pena. (Por cierto, felicidades a Patt por el 9º aniversario de su blog y los más de 600 seguidores, enhorabuena, ¡te lo mereces!)




No podría estar más de acuerdo con Entre Suspiros. Evolucionamos como lectores, tal como indicaba hace poco Carme en una entrada y lo que en un momento nos gustaba mucho, al cabo de unos años deja de gustarnos. Por eso es que me gusta tan poco releer, porque tengo miedo a que el bonito recuerdo que me ha dejado un libro quede empañado, como me ha pasado recientemente con Medianoche. ¿Vosotros os atrevéis a releer?



Vivimos en la era de la velocidad. Curiosamente, pese a tener todo el tiempo del mundo, no tenemos tiempo de nada. Todo pasa demasiado rápido. Las cosas aparecen y desaparecen en un pestañeo. Os lo creáis o no, antes los libros podían estar años en el escaparate de una librería AÑOS. Ahora están una semana si no son conocidos, un mes si tienen éxito. Porque claro, CADA MES HAY NOVEDADES NUEVAS. En las librerías han suprimido el puesto de la mujer (o hombre) de la limpieza  porque ya no hace falta; a los libros no les da tiempo a coger polvo. Los libros salen como churros, importa más la cantidad que la calidad, y muchas veces no da tiempo a verlos que ya los han sustituido por otros. La crítica que hace Gissel Escudero es completamente válida. La de libros que se devuelven sin ser vendidos...



EjemHarryPotterEjem. Muy cierto esto de El Profeta. En varias ocasiones me ha pasado que he leído algo tan repentino e inesperado que he tenido que releer varias veces el mismo fragmento para cerciorarme de que no lo había leído mal. Me ha pasado con Perdida, Tierra de dragones, La ladrona de libros, Elantris,...Y a vosotros, ¿con qué libro os ha pasado?


Visto en...Facebook

No podría estar más de acuerdo con este texto de Leyna. En las novelas ella nunca es la experimentada. La única novela en la que se rompe ese estereotipo es Soy tu primera vez (aunque la trama gira precisamente entorno a eso, algo que no me convence porque un libro con los géneros al revés no tendría ningún interés). No ho sé, ahora mismo solo se me ocurre algún libro en el que él no sea el experimentado, pero en el que ella sepa más que él... Quizás El temor de hombre sabio. ¿Algún otro ejemplo?

Y bueno, hasta aquí la entrada de hoy, recordad que estaré ausente hasta el día 15. ¡Nos leemos en los comentarios!

viernes, 3 de noviembre de 2017

Quan sigui gran jo vull ser mallorquí, de Isabel Díaz y Lourdes Calafat

Autoras: Isabel Díaz Ferrer; Lourdes Calafat Nadal
Fecha: 1ª ed. (10/03/2016)
155 páginas;
Tamaño: 21x15 cm
Catalán
ISBN: 8460859800
Encuadernación: Rústica con solapas

Sinopsis:
 Quan sigui gran jo vull ser mallorquí per caminar tot el vespre i arribar a Lluc a peu i per aprofitar el viatge per dur-te un tassó d'aigo i per dir que estic emprenyat quan estigui ben enfadat i per donar-te es net quan t'expliqui el que he fet i per fer córrer les cortines quan em molesti el Sol i perquè m’enviïs a pixar i a jeure quan ja no en vulguis saber més i per torrar llonganisses i botifarrons a tots els foguerons.

Opinión:
Impresión: Entretenido pero mejorable

¡Ya estoy aquí con otro libro intraducible! Lo sé, lo sé, no tengo remedio. ¿Qué hago aquí reseñando un libro que no vais a leer porque no solo no domináis el catalán sino que tampoco sois de Mallorca? Pero bueno, yo os lo doy a conocer como curiosidad.

¿De qué va este libro? Pues cosiste en una recopilación de frases y expresiones típicas de Mallorca escritas con una tipografía chula y algún dibujito. Ha sido un libro entretenido, fresco, que se lee en nada, curioso y que provoca sonrisas cómplices. Solo si estás familiarizado con estas frases podrás sentirte identificado, pero incluso si no lo estás te pueden parecer interesantes.

Yo lo leí con mi abuela, que le pareció entretenido, aunque para mi sorpresa no se sintió tan identificada como pensaba. Aquí va una lista de algunas características del libro y algunos defectos que he encontrado de cosas mejorables:

- No se ofrecen variantes de las frases: no en todos los pueblos se dice una misma expresión igual y existen muchas versiones diferentes que se hubieran podido incluir perfectamente porque había espacio.

- Algunas páginas estaban muy vacías: faltaban más ilustraciones o hacer la letra más grande porque quedaba un poco cutre.

- Las ilustraciones no son gran cosa: son bastante simples y en muchas ocasiones no tenían mucho que ver con la frase. Además, para financiar el libro, incluye algunas páginas con publicidad de empresas de aquí, cuyas ilustraciones y publicidad están más trabajadas que las del libro

- El papel es de muy buena calidad: perfecto para este tipo de libros con ilustraciones

- El texto introductorio de dos páginas sobre qué significa ser mallorquín: me ha gustado mucho, me hubiera gustado encontrar más textos así a lo largo de todo el libro, quizás con impresiones de gente al azar exaltando su sentimiento de pertenencia a la comunidad.

- Iba a quejarme sobre la selección de frases, porque he notado que faltaban algunas muy conocidas, pero también es cierto que este tipo de expresiones no son tan comunes en la ciudad como en el campo, de manera que se entiende que hacer la selección no ha sido fácil.

- Poca investigación: se incluyen expresiones que no son exclusivas de aquí, algo que no me ha parecido acertado. Quizás en un afán por conectar con la gente más de ciudad que está familiarizada con esas expresiones se han incluido, pero no me ha parecido bien, deberían haberse depurado. Si hablamos de cosas de aquí, hablamos de cosas de aquí, no sé, encontrarme con frases como "posar sa mà en es foc"(poner la mano en el fuego), "anar-me'n a l'altre món" (irme al otro mundo), "m'ha caigut l'ànima als peus" (caerse el alma a los pies), "anar peix" (ir pez [no saber algo]). Incluso hay una medio en castellano: "Quan sigui gran vull ser mallorquí per dir-te: Amigo, quina noche que vàrem tenir!" me ha parecido de mal gusto porque sí, algunos jóvenes lo dicen pero no es algo propio.

Y ahora os dejo un par de ejemplos que pueda que os parezcan curiosos. Hay páginas más coloridas, pero estas precisamente las he escogido para mostraros a qué me refería con espacios vacíos. Todas las expresiones empiezan por "Cuando sea mayor quiero ser mallorquín para/porque":



1) Literalmente: Hacer sábado los martes por la tarde. "Hacer sábado" significa hacer limpieza y tradicionalmente se hacía en sábado pero ahora es en cualquier día de la semana.
2) Literalmente: Las piernas me hagan higo cuando esté muy cansado. Se refiere al momento en que estás tan cansado que las piernas te tiemblan.



3) Literalmente: Para decirte no seas manzana cuando hagas de malcriada. "Ser manzana" es sinónimo de ser "tonta" (curiosamente esta expresión no tiene equivalente masculino y solo se le puede decir a una mujer).
4) Literalmente: Llegar misas dichas cuando llegue tarde. "Arribar misses dites" significa llegar tarde.

Y eso es todo. ¿Qué os ha parecido el libro? ¿Curioso? ¿Habíais oído alguna de estas expresiones? ¿Tenéis alguna especial en vuestra zona? ¿Sabéis de algún otro libro así?

PUNTUACIÓN...2'5/5!