jueves, 12 de octubre de 2017

Viñeta del lector 33#


No soy muy adepta a hacer sesiones maratonianas de lectura. Antes sí. Antes dedicaba todo mi tiempo libre a leer. ¿Os lo imagináis? Tardes infinitas para leer. En esa época solo iba a clase por las mañanas y tenía que estudiar para algún examen. Y ya está. Ni siquiera perdía tiempo con las redes sociales porque aún no estaban de moda. ¿Os imagináis la cantidad de tiempo que tenía para leer? Entonces sí que hacía sesiones maratonianas. Me ponía a leer y seguía hasta la hora de cenar, o más tarde. A veces, leía un libro hasta las tantas, simplemente, porque no tenía sueño. NO TENÍA SUEÑO. ¡Ya no recuerdo la última vez que a las once no se me caen los ojos! Aish, qué recuerdos...

La desventaja (minúscula, en comparación con todas las ventajas) de aquella época es que no podía diferenciar entre cuando leía por leer y cuando NECESITABA leer. Todos los que estamos aquí somos lectores (si no es así, por favor, deja un comentario, tengo curiosidad por saber qué haces por aquí) y todos leemos libros (seguramente no enteros) cada día. Leemos por placer, para desconectar un rato de nuestra realidad, para sentir. Pero otras veces, leemos porque lo necesitamos.

Hay libros que los empezamos porque, bueno, tiene una portada bonita/sinopsis atractiva/estoy en el baño sin nada que hacer/buenas críticas, etc. Y de pronto, regresamos a la realidad y nos damos cuenta de que no podemos soltar. NO PODEMOS. Porque se nos va la vida en ello. NECESITAMOS seguir leyendo, saber qué pasará, saborear un par de palabras más. Entonces, es cuando "el libro te coge a ti". No lo puedes soltar para nada. Estás atrapado en su telaraña. No necesitas comer, beber, dormir (respirar sí). Un sentimiento que te embarga el corazón, que hace que te duela separarte de la historia. Porque sí, a veces no queda otra que dejar ese libro a un lado y hacer otras cosas. Pero incluso así, el libro no te abandona. Tienes su trama y sus personajes en la mente, las hipótesis danzando de aquí para allá, y estás, pero no estás.

Y luego lo terminas. 

No tiene por qué convertirse en tu libro favorito. Puede perfectamente no ser el mejor libro del mundo. Pero te ha atrapado de tal manera que hasta que no has leído la última página, no despiertas del hechizo. Porque esos libros tienen algo de magnético.

Sé que estáis esperando este párrafo. Sé que sabíais antes de empezar a leer esta entrada que en un momento u otro estaría este párrafo. Podría saltármelo, porque con el anterior el final de la entrada quedaba muy bonita, pero no me parecería justo que os lo preguntara y no dar mi respuesta. ¿Qué libros me han hecho sentir así?

Uno de ellos es La sombra de la luna, de José Antonio Cotrina, del que ya os hablé hace un par de entradas, un libro lleno de acción y momentos épicos. Otro fue El temor de un hombre sabio, seguramente ya conoceréis mi anécdota de que me lo llevé a un intercambio a Alemania y lo leí ahí. El recuerdo más preciado que guardo de ese viaje es estar tumbada en un sofá leyendo este libro. Aquí también puedo incluir La edad de los milagros, un libro lleno de desesperanza que leí adictivamente, deseando que todo mejorara en algún momento. Es el caso contrario de La princesa prometida y Cosas raras que se oyen en las librerías, dos libros que leí mitad en silencio, mitad en voz alta, porque sentía la necesidad imperiosa de compartirlo con alguien. A esta pequeña lista, hay que sumarle Princesa mecánica, un libro que desborda sentimientos y que me atrapó completamente; El chico, un libro del que no esperaba nada y que resultó serlo todo y La canción secreta del mundo, toda la maestría de José Cotrina (prosa cuidad, oscuridad, originalidad) concentrada en un único libro autoconclusivo.

Y a vosotros, ¿qué libro os ha hecho sentir así, qué libro os ha cogido y no os ha soltado hasta terminarlo?

18 comentarios:

  1. Holaaa
    A mi me pasó con Jan Eyre, me lo regaló mi madre ya que es un libro muy especial para ella, pero por aquel entonces yo tenia 11 años y no me llamaba nada. Pero fue una delicia descubrir este libro que más bien me descubrió a mi^^
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Me ha pasado hace poquito con Por encima de la lluvia. Pero hay muchos otros, Momo, Cyrano de Bergerac, La mujer de papel... Los primeros que me han pasado por la cabeza ahora mismo...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué guay que te haya pasado con todos esos libros, de los que mencionas me gustó La mujer de papel^^

      Eliminar
  3. Jane Austen y Marissa Meyer son autoras que una vez me atrapan no me sueltan nunca. De verdad que esa sensación es hermosa..., aunque suframos un poquito en la historia, pero así es la vida.
    Y ya me anoto esos. La princesa prometida la tenía pendiente..., a ver cuándo la empiezo.
    Un saludo ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maissa Meyer es una autora que tengo muy pendiente, ojalá me atrape como a ti.
      Y sí, ya puedes ir leyendo La princesa prometida. ¡Necesito fangirlear con alguien de este libro!

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  4. Te entiendo, de normal tardo de media una semana en leer un libro pero algunos en el mismo día los termino y es que incluso como hasta con el libro y (no veas las posiciones para impedir que se manche)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que hay libros que nos enganchan pero bien...

      Eliminar
  5. Hola. Me identifico con tu entrada, me encanta sentir como un libro me atrapa y el último ha sido Más allá de los volcanes de Yolanda Fidalgo, nada en un par de tardes lo devoré. PRECIOSO.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te sientas identificada y que hace poco hayas leído así. Curiosamente, el que mencionas no lo conocía, investigaré :)

      Eliminar
  6. Hola, Laura:

    "si no es así, por favor, deja un comentario, tengo curiosidad por saber qué haces por aquí" ¡¡¡Yo no soy lectora!!! ¿Y qué hago por aquí? Humm... Buena pregunta... Supongo que le tengo miedo a tu bate (aunque según me han dicho ya no lo tienes). Rutina, supongo... No hagas preguntas tan difíciles, anda. Sigamos...

    Efectos del curso: "sin anda" debería ser "sin nada" :p

    "No necesitas comer, beber, dormir (respirar sí)" ¿Respirar sí? Pues serás tú... A mí Marc Pastor ahora me tiene sin respirar... y, como voy despacio... pues nada, que llevo tres días con respiración anaeróbica...

    "seguramente ya conoceréis mi anécdota" Efectivamente... (Pobre Laura, la adicción a Rothfuss no es normal...)

    Respecto a tu pregunta final... creo que el último con el que me ha pasado también ha sido de Rothfuss. El que me estoy leyendo ahora empezó algo flojito pero ahora me tiene intrigadísima. ¿Eso cuenta? Y, por supuesto, los libros de LGG. Esta mujer sabe cómo atraparme.

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Patt! Vamos, que estás por aquí obligada, ¿eh? Tranquila, que el bate lo guardas tú ;) Bien, me alegro que tu rutina sea visitar mi blog, gracias por inflar las estadísticas, pero no me lo digas, que es algo que sube la moral.

      Ahora lo corrijo. Es que tengo tendencia a escribir muchas palabras al revés, se ve que una mano va más deprisa que la otra. Pero vaya, desde pequeña he sabido que no tenía mucha coordinación...

      La verdad es que has conseguido captar mi atención con ese libro...

      ¡Qué dices! ¡Es una adicción saludable! Ni que le estuviera enviando amenazas (Laura disimuladamente hace una bola de papel con el sobre que tenía en las manos y lo tira a la papelera)

      Luego la adicta a la prosa de Rothfuss soy yo...Y no, no cuenta, ha de ser un sentimiento más fuerte y lo has de tener clarísimo, si dudas es que no cuenta. Y sobre LGG <3

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
    2. "no me lo digas, que es algo que sube la moral" Visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitar tu blog es parte de mi rutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, visitartublogespartedemirutina, etc.

      "desde pequeña he sabido que no tenía mucha coordinación..." Bueno, en estas cosas tú y todos. Don't worry. Ya te enseñaré el motivo por el cual eso lo he visto con luces de neón...

      "has conseguido captar mi atención con ese libro..." Emplearé esa técnica de decir cosas sin decirlas entonces de aquí en adelante ;)

      Disimuladamente, dice... Pero el ruido del papel crgg, crgg no se puede disimular.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
    3. Jajajaja, me encanta, TOP

      "Ya te enseñaré el motivo por el cual eso lo he visto con luces de neón..." xD

      "Emplearé esa técnica de decir cosas sin decirlas entonces de aquí en adelante" Pues sí, funciona muy bien.

      Saludos de,
      una Laura incapaz de disimular.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Laura! A medida que se nos juntan más ocupaciones, es lógico que tengamos menos tiempo para leer. En mi caso, es que yo siempre he sido de leer de noche, por eso mi rutina no ha variado.
    Bueno, sí había una excepción, aunque siempre he leído, cuando el tema de la lectura me dio más fuerte fue a partir de los 16 o 17 años y en esa época cuando más leía era en verano, ya que pasaba las mañanas en la piscina y entre baño y baño lo único que hacía era leer.
    Ahora leo igual durante todo el año y es lo que os mencioné de que le dedico unas dos horas cada noche o más dependiendo del libro.
    Con la Uni y todo es lógico que te estés cayendo de sueño, pero tal vez en otras épocas te sea más fácil aguantar a esas horas.
    "regresamos a la realidad y nos damos cuenta de que no podemos soltar. NO PODEMOS. Porque se nos va la vida en ello. NECESITAMOS seguir leyendo" --> Esto hace mucho que no me pasa. Luego Patt dice que me he vuelto benevolente, pero yo diría que soy más exigente, porque no logro encontrar un libro que me mantenga tan enganchada xD
    De todos los libros que te hicieron sentir eso, no he leído ninguno, pero ya sabes que tengo algunos apuntados :-)
    Que yo recuerde, los últimos que me hicieron estar tan enganchada y realizando teorías constantemente fueron "Perdida", "Central Park" y "Lo mejor de mí". Ahh y el de "Harry Potter y el legado maldito".
    ¡Saludos y me ha gustado la pasión con la que has hablado del tema! ;-)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Omaira! Pues sí, ya ves, últimamente me muero de sueño todos los días, es horrible... Y tú, vaya, ¡leer dos horas cada noche es genial!

    Tienes razón. Hace mucho que me pasa. Si miras los enlaces las reseñas son de hace un montón. Y como comentaba hoy por Twitter, estoy muy decepcionada de que este año no he dado ningún 4'5 ni 5. En general creo que eres benevolente, pero exigente para poner el 10/9. Además, últimamente todas las novelas me parecen iguales, es decir, presentan los mismos fallos y virtudes :/

    Un saludo,
    Laura.

    PD: Me estoy planteando robarle a mi hermano El legado maldito. ¬¬

    ResponderEliminar
  9. Hola.

    La entrada me ha gustado muchísimo la entrada, es verdad me pasa igual, antes estaba hasta las tantas de la mañana desde el día anterior y no tenía sueño para nada, incluso una vez me quedé hasta las 6 y tenía que trabajar a las 8, pero no podía parar,y me pasó con un libro que mencionas, princesa mecánica, es mi libro favorito, pero aún así tengo que decir que es muy adictivo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, leer hasta las seis y levantarse a las ocho...xD
      Pues sí, antes era más fácil pasarse hasta las tantas leyendo... Veo que coincidimos en libro adictivo :P
      Espero que pronto vuelvas a encontrar otro libro así.

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney